Detenido un menor de 14 años que conducía el coche robado de su padre

  • El joven condujo de manera temeraria desde Torremolinos hasta el centro de Málaga

Comentarios 2

Agentes de la jefatura de policía de barrio Distrito Centro de la Policía Local de Málaga han detenido a un menor de 14 años de edad, al que se le imputan cuatro presuntos delitos. En concreto, se le acusa de hurto y desobediencia a agentes de la autoridad, además de dos presuntos delitos contra la seguridad vial, uno por conducir careciendo del permiso correspondiente -ya que nunca lo ha obtenido- y un segundo por hacerlo de modo temerario.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 20:00 de la tarde del sábado 7 de agosto, según informó ayer la Policía Local en un comunicado. El padre del menor avisó a la Sala 092 de que su hijo había cogido su vehículo, un Audi A6, sin su consentimiento, pudiendo comprobar a través del localizador de que dispone el vehículo que estaba circulando por el paseo marítimo Ciudad de Melilla.

Una dotación de la Policía Local de Málaga pudo ver al menor conduciendo el vehículo por la Avenida Cánovas del Castillo, circulando en sentido contrario al que circulaban los agentes, por lo que activaron las señales acústicas y luminosas del vehículo policial, instando al menor a que detuviese la marcha del coche. El joven hizo caso omiso a las indicaciones de los agentes, acelerando bruscamente y esquivando al vehículo policial hasta acceder al Paseo de los Curas.

El menor continuó la huida a gran velocidad, cambiando constantemente de carril y adelantando a todos los vehículos que le precedían, llegando a alcanzar velocidades aproximadas a los 140 kilómetros por hora. Al final del paseo de los Curas, los policías locales le darían alcance, logrando ponerse a su altura y cortándole la trayectoria de forma paulatina con el fin de evitar posibles daños hasta que, finalmente, lograron detener la marcha del vehículo.

Una vez detenido el coche, el menor intentó huir marcha atrás y a punto estuvo de colisionar con un coche de caballos que se encontraba tras él, lo que impidió que pudiera escapar de nuevo. El menor reconoció haber cogido el coche sin el consentimiento de su padre y fue puesto en libertad, tras poner en conocimiento de su madre que tiene la obligación de personarse ante la Fiscalía de Menores, cuando sea requerido para ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios