Detenido un estafador que obtuvo 280.000 euros y fingía ser agente financiero

  • El arrestado, un hombre de 31 años, está acusado, además, de delitos de apropiación indebida, falsificación de documentos y usurpación del estado civil

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría Provincial de Málaga han detenido a un hombre de 31 años como presunto autor de los delitos de estafa, apropiación indebida, falsificación de documentos y usurpación del estado civil.  Está acusado presuntamente de una docena de estafas en la que obtuvo una cantidad superior a 280.000 euros cuando se hacía pasar por agente o representante financiero ante personas generalmente de su entorno.

Según indicó la Policía Nacional, se da la circunstancia de que el detenido figura como administrador de varias empresas dedicadas al alquiler, compraventa y reparación de vehículos, hecho que utilizaba como reclamo para contactar con víctimas potenciales y ofrecerles sus servicios.

Las investigaciones se iniciaron en junio a raíz de una intervención policial motivada por una pelea entre dos hombres. En el transcurso de ésta averiguaron que la reyerta tenía su origen en un presunto fraude. Al parecer el arrestado le habría estafado 36.000 euros en una operación relacionada con la compra-venta y financiación de vehículos.

El modus operandi llevado a cabo por el detenido comenzaba con el contacto con distintas personas, generalmente de su entorno, a las que se presentaba como agente o representante financiero, ofreciéndoles sus servicios para realizar gestiones financieras como reagrupación de préstamos personales, gestiones de financiación para adquisición de automóviles, intermediación en compraventas y transferencia de vehículos así como gestiones inmobiliarias.

Después, realizaba las gestiones bancarias pertinentes para la concesión del préstamo o financiación concreta, presentándoles a los clientes los documentos y contratos ya gestionados para su firma, según concretó la Policía Nacional en un comunicado.

Una vez formalizado el préstamo que había solicitado el cliente, el ahora arrestado reutilizaba la documentación que ya había aportado, para gestionar otros préstamos o financiaciones con la misma o distinta entidad bancaria o crediticia.

Los importes de estos créditos, de los que nunca llegaba a tener conocimiento el cliente, eran ingresados en la cuenta corriente designada por el detenido que se correspondía con la cuenta donde él era titular o bien en la de alguna de las sociedades donde figuraba como administrador. De esta manera se apoderaba del dinero que recibía.

Para la tramitación de los préstamos fraudulentos llegaba a falsificar la firma de los clientes, precisaron desde la Policía Nacional, y añadieron que alguna víctima se enteró de los hechos cuando le había sido reclamada la deuda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios