Detenido por golpear a su pareja con un palo y fracturarle una costilla

  • Al parecer, los episodios de malos tratos se repetían con frecuencia, aunque la mujer no había denunciado los hechos por miedo a represalias

La Policía Local de Málaga ha detenido a J.B.H.G., natural de Córdoba y vecino de Málaga de 22 años de edad, como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar, con agresiones y amenazas habituales.

Presuntamente, los episodios de malos tratos venían sucediendo desde hace unos meses. Así, el pasado martes 24 de enero, al parecer el individuo mantuvo una discusión con la víctima recriminándole que había ganado poco dinero, llevándola con engaños hasta una zona cercana al domicilio común, donde, en presencia del hijo de ambos la agredió.

Agresiones y amenazas

Al parecer, el individuo cogió un palo, partiendo el mismo y pegándole con él fuertemente a su pareja en el costado izquierdo, así como en las extremidades y en la espalda, haciéndola caer al suelo, donde, presuntamente, continuó pegándole patadas en los costados y amenazándola con frases tales como que “solo era un aviso”. Una vez abandonaron el lugar el individuo se dirigió a la víctima indicándole “que anduviera recta para que no se diesen cuenta de que le había pegado”.

Así, sobre la medianoche del viernes 27, después de que, una vez más, la mujer no hubiese denunciado los hechos ni acudido a un centro hospitalario por miedo a represalias, el individuo volvió a golpear presuntamente en la cara a su pareja, haciendo ademán nuevamente de agredirla con una vara, algo que la víctima pudo evitar al salir del dormitorio, tras lo que la amenazó con que “a la mañana siguiente se iba a enterar, que le iba a romper otra costilla”.

Ante las amenazas, la víctima aprovecho para, sobre las 08:00 de esa misma mañana, abandonar el domicilio junto a varios de sus hijos, si bien dejó a dos de ellos durmiendo; personándose en dependencias de la Jefatura de Policía de Barrio Distrito Norte de la Policía Local de Málaga para denunciar los hechos.

En primer lugar, los policías locales se ofrecieron para trasladarla a un centro hospitalario para que fuese asistida, donde le extendieron parte médico en el que figuraba la fractura de una costilla y múltiples contusiones. Una vez dada de alta, los agentes la trasladaron a dependencias del GIP de la Policía Local de Málaga, donde denunció los hechos.

Acto seguido, una patrulla de policías locales la acompañaron, junto a los hijos que la acompañaban a su domicilio, con el objeto de recoger a los dos hijos que allí se encontraban. Asimismo, los policías locales comprobaron que el individuo se encontraba aún en la vivienda, procediendo a su detención y traslado a dependencias policiales, siendo, posteriormente, puesto a disposición judicial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios