Detenido tras romper una costilla a su pareja de una paliza con un palo

  • El agresor, de 22 años, maltrataba con frecuencia a la mujer delante de su hijo

Los malos tratos eran habituales hasta que la violencia fue desmedida y la agresión terminó con lesiones de gravedad. Agentes de la Policía Local de Málaga han detenido a un joven de 22 años como presunto autor de las lesiones de su pareja que acabó en el hospital. Utilizó un palo para darle una paliza que le fracturó una costilla y le provocó múltiples contusiones.

Presuntamente los episodios de malos tratos venían sucediendo desde hace meses con agresiones y amenazas habituales. Pero el martes 24 de enero, mantuvo una discusión con la víctima a la que recriminó que había ganado poco dinero, según informó ayer la Policía Local mediante un comunicado de prensa. Entonces la llevó con engaños hasta una zona cercana al domicilio que compartían, y, en presencia del hijo de ambos, de pocos meses, que se encontraba en el cochecito arremetió contra la víctima.

Al parecer, según la nota policial, cogió un palo, lo partió por la mitad y comenzó a pegar con él a su pareja en el costado izquierdo con gran violencia, así como en las extremidades y en la espalda. La virulencia que empleaba hizo que la mujer se cayera al suelo donde el agresor, presuntamente, continuó pegándole patadas en los costados y profiriendo amenazas contra ella. "Esto sólo es un aviso", le decía al parecer y no era la primera vez que utilizaba un palo para atacarla de ese modo.

Pero no quedó así la cosa sino que a continuación, cuando abandonaban el lugar, volvió a dirigirse a la víctima indicándole que "anduviera recta para que no se diesen cuenta de que le había pegado".

Como es habitual en muchos casos de este tipo, la mujer no había denunciado los hechos ni se presentó en ningún centro sanitario para ser atendida. Y volvieron a repetirse los hechos. La medianoche del viernes 27 el agresor volvió a golpear a la mujer en la cara y trató de golpearla con una vara. Como ella consiguiera esquivar el ataque la amenazó con que a la mañana siguiente le iba a romper otra costilla.

Eso decidió a la mujer que a las 8 de la mañana se presentó con algunos de sus hijos en la Jefatura de Policía Local del distrito norte para denunciar los hechos. Trasladada a un hospital, allí le diagnosticaron la fractura de la costilla, además de comprobar que tenía múltiples contusiones. Después de ser examinada por los médicos denunció los hechos y luego se dirigió con una patrulla a su domicilio para recoger a los dos hijos que se habían quedado allí durmiendo. Allí los policías comprobaron que el agresor estaba en la casa y procedieron a su detención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios