Detenidos dos guardias civiles en una operación contra el tráfico de hachís

  • La actuación policial se desarrolló en la zona de Guadalmar el lunes por la noche

Dos guardias civiles fueron detenidos en la madrugada de ayer en Málaga en una operación contra el tráfico de drogas que se ha saldado con una decena de arrestos y la aprehensión de unos 1.500 kilos de hachís. Se trata de un sargento y un cabo del Instituto Armado que estaban destinados en la localidad de El Rincón de la Victoria y que permanecían detenidos en los calabozos de la Comandancia de la capital. Algunas fuentes apuntaban que entre los arrestados también hay un policía nacional retirado.

La operación se desarrolló de madrugada en Guadalmar, junto al hotel Tryp. Según algunos vecinos, hubo un importante despliegue de fuerzas de seguridad. La operación se llevó a cabo de forma conjunta entre el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil. Los efectivos que participaron en las detenciones se desplazaron ex profeso desde Madrid para esta intervención.

Aunque los guardias civiles fueron llevados a dependencias de la Comandancia, ubicada en la Avenida de Arroyo de los Ángeles, el resto de los detenidos fueron trasladados a la Comisaría Provincial donde ayer estaban pendientes de prestar declaración para ser puestos a disposición judicial.

Ni la Subdelegación del Gobierno ni las fuerzas de seguridad confirmaron los arrestos porque la operación continúa abierta. Algunas fuentes vincularon la actuación de ayer a la detención el pasado 2 de octubre de otros dos agentes del Instituto Armado destinados en Nerja que fueron sorprendidos in fraganti por sus propios compañeros con casi 2.000 kilos de hachís en Torrox cuando trataban de trasladar la droga hacia otro lugar.

En aquella operación también fue apresado un guardia civil de la localidad granadina de Almuñécar y una cuarta persona de ese municipio ajena a esa fuerza de seguridad. En el año 2001 ya fue arrestado un cabo de la Benemérita, también en Nerja, por posesión de 1.500 kilos de hachís. Y también entonces fue detenido por sus compañeros.

Posteriormente, en el 2005, la Audiencia Provincial de Málaga condenó a tres guardias civiles y a un policía local a un total de 21 años y seis meses de cárcel por dar cobertura a operaciones de estupefacientes a cambio de dinero. Aquellos tres guardias estaban destinados en Algarrobo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios