investigación Se les imputa un presunto delito de incendio forestal

Detenidos cinco miembros de un retén del Infoca por el peor incendio de la década

  • Los arrestados pasaron ayer a disposición del juzgado número 3 de Ronda tras declarar ante la patrulla del Seprona de la localidad que se hizo cargo de la investigación · Una hoguera mientras realizaban labores selvícolas parece la causa

Comentarios 1

Una hoguera de restos de poda realizada presuntamente por el retén del dispositivo contra incendios del Infoca en Igualeja mientras llevaban a cabo tareas de prevención y limpieza de vegetación en Pujerra parece que fue la causa del siniestro forestal más grave ocurrido en la provincia de Málaga en la última década. Tres semanas después de que se declarase el fuego que arrasó oficialmente 765 hectáreas de arbolado y matorral -más de mil según otras fuentes consultadas- de una zona de enorme valor ecológico de los términos municipales de Pujerra, Benahavís, Jubrique, Genalguacil y Estepona, la patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Ronda detuvo ayer a cinco miembros de este retén como presuntos autores del incendio, ya que supuestamente podrían haber cometido algunas negligencias que facilitaron su origen y propagación en un día en el que había activada una alerta amarilla por fuertes vientos del norte y con un grave estrés hídrico de la vegetación a causa de la falta de lluvia durante del invierno.

Tras prestar declaración en el cuartel de la Guardia Civil de Ronda, donde estuvieron acompañados por un abogado de la propia Consejería de Medio Ambiente de la Junta, los arrestados pasaron a lo largo del día a disposición del juzgado de instrucción número 3 de la localidad, que es el que dirige la investigación, por la imputación de un presunto delito de incendio forestal.

Dentro del propio dispositivo contra incendios era un secreto a voces desde el mismo día en el que se originó, aunque hasta ayer no saltó la noticia con la detención de cinco efectivos del retén del Infoca adscrito a la localidad de Igualeja. Desde un primer momento se puso la mirada en las hogueras que presuntamente dejaron sus efectivos el día anterior al incendio junto a la carretera que une Pujerra y la carretera Ronda-San Pedro Alcántara en una zona cercana a la sede de la cooperativa de castañas de Igualeja. Aunque también se barajaba que hubiese podido tratarse de un incendio forestal provocado por alguna quema realizada en los castañares de la zona que suelen ser habituales en esta época del año.

Según pudo saber este periódico, el retén de Igualeja realizó supuestamente labores de desbroce en los laterales de la vía de comunicación el día 3 de febrero por la mañana -el día previo al origen del incendio-, lo que conllevó también presuntamente la quema de algunos de los restos que se derivaron de este trabajo. El origen del incendio, al parecer, estuvo precisamente en esta hoguera que supuestamente no fue apagada de forma correcta y que como consecuencia del fuerte viento que sopló ese día se reavivó durante la madrugada del sábado hasta propagarse con rapidez por toda la zona.

Otro de los aspectos importantes que se están investigando y por el que la Guardia Civil les preguntó ayer a los miembros del retén detenidos es si contaron con un camión de autobomba para apagar las hogueras con una mayor seguridad, y en caso de no haberlo utilizado, saber qué hizo que no fuese utilizado, cuando suele ser algo habitual en este tipo de quemas y que así establece el protocolo.

Aparte de la investigación llevada a cabo por los agentes del Seprona de Ronda para esclarecer las posibles causas y autores del fuego, los resultados obtenidos hasta del momento por la Brigada de Investigación de Incendios Forestales -formada por los propios agentes de medio ambiente de la Junta de Andalucía- también apuntarían a que el fuego se originó en este punto y que una hoguera del retén mal apagada estaría entre las posibles causas que originaron este incendio tan grave, según las fuentes consultadas por este periódico. No obstante, la Junta lo niega.

Los responsables de Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía han reconocido en varias ocasiones que los trabajos preventivos se realizan de lunes a viernes en horario de mañana, y deben contar con la necesaria autorización para la realización de las correspondientes quemas. Y al igual que el resto de autorizaciones, también están condicionadas a la fuerza del viento reinante en la zona, que podría ser uno de los aspectos fundamentales de la investigación ya que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había emitido una alerta por el riesgo de vientos de hasta 70 kilómetros por hora en la zona.

Este periódico pudo contactar ayer con el capataz del retén implicado en estos hechos y, aunque no quiso realizar ningún tipo de declaración sobre el asunto, sí matizó que no está implicado directamente en la investigación de la Guardia Civil al no haber estado trabajando el día que supuestamente ocurrieron los hechos.

La detención de los integrantes del retén causó una profunda conmoción y sorpresa en la zona, al tratarse de un colectivo que juega un papel fundamental en la zona en la lucha contra los incendios forestales. De hecho, durante las labores de extinción fueron los efectivos del Infoca los que llevaron el mayor peso de los trabajos.

En cuanto a las dimensiones finales del incendio, la última medición realizada sobre el camino acerca la cifra de hectáreas quemadas a las 800, aunque se trataría de una medición en plano, lo que supone que habría que añadirle el terreno afectado en profundidad en las cañadas que fueron calcinadas y que la cifra pase de las mil.

765

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios