Detenidos por secuestrar a un joven y exigir 600 euros por liberarlo

  • Agentes de la Policía Local de Málaga descubrieron a los delincuentes por su actitud sospechosa y los apresaron

Patrullaban por el centro de Málaga y les llamó la atención que un joven llorara dentro de una cabina telefónica, mientras dos lo esperaban fuera. Los agentes de la Policía Local sospecharon que ocurría algo y se acercaron. Al final, detuvieron a los jóvenes que aguardaban fuera de la cabina por robar, amenazar, secuestrar y exigir 600 euros de rescate a su víctima.

Todo ocurrió entre el viernes y el sábado pasados. Según informó ayer la Policía Local de Málaga, el joven, de 27 años, estuvo bebiendo alcohol con ambos sujetos a los que no conocía con anterioridad. Luego los invitó a su casa. Ya en su domicilio, los individuos aprovecharon para robarle objetos y agredirle para que les diera dinero. Como no tenía, le dijeron que se trataba de un secuestro y le amenazaron con matarle a él y a su familia si no les daba un rescate de 600 euros.

Lo golpearon y, a punta de cuchillo, le trasladaron a un teléfono público para que llamara a su hermano a fin de que entregara el dinero. Justamente, los agresores y su víctima estaban en la cabina ubicada en la intersección de las calles San Juan y Cinco Bolas, en el centro de Málaga, cuando se acercaron los policías. Eran las 10:30 del sábado.

Los agentes se identificaron y solicitaron a los dos hombres que estaban fuera de la cabina que se identificaran. Eran I. M. V., de 25 años, y F. M. G., de 30, ambos de Málaga. Portaban una maleta azul. Luego identificaron al joven que estaba dentro. Éste, entre susurros, les dijo que le habían agredido y robado. Uno de los policías lo apartó del lugar y la víctima le contó que lo habían secuestrado y amenazado con un cuchillo.

Los agentes procedieron entonces a cachear a los sujetos. A uno le intervinieron una navaja plegable y a otro, dos juegos de llaves de la víctima. También comprobaron que en la bolsa llevaban un ordenador portátil y una pequeña caja fuerte que habían sustraído al joven. Luego los agentes corroboraron la versión de lo sucedido con el hermano de la víctima y comprobaron que su casa estaba revuelta, con objetos esparcidos por el suelo y gotas de sangre en el lavabo de las heridas que le habían ocasionado al golpearle.

Los delincuentes fueron detenidos y puestos a disposición judicial, mientras la víctima fue trasladada a un centro sanitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios