Detienen dos veces en 32 horas al mismo conductor ebrio y sin carné

  • La Fiscalía pide 18 meses de cárcel para otro hombre por conducir drogado

Un hombre ha sido detenido dos veces en 32 horas en la capital de Málaga, mientras conducía su coche ebrio las dos veces y sin carné.

Los juicios por los dos hechos están previstos para el próximo día 11 de junio en un juzgado de lo Penal de Málaga. La Fiscalía pedirá para él un año de prisión.

La primera detención tuvo el lugar el pasado día 4 de mayo alrededor de las cinco de la tarde, cuando el hombre conducía un coche por la calle Fauno de la capital, en la barriada de La Corta, "sin haber obtenido nunca permiso de conducción para ese tipo de vehículo", sostiene la acusación pública.

En ese momento, se vio implicado en un accidente en el que hubo un lesionado. Según recoge el fiscal en sus conclusiones, el acusado ya había sido condenado dos veces, en 2003 y en 2007, por delitos de conducción bajo los efectos del alcohol a penas de multa y privación del permiso.

Para el fiscal, se trata de un delito contra la seguridad vial, según la modificación que entró en vigor el pasado 1 de mayo, por conducir sin tener carné de conducir. Además, en este caso, existe el agravante de reincidencia. Por este suceso, el fiscal solicita seis meses de cárcel.

El segundo incidente, que también será juzgado el mismo día, tuvo lugar el 6 de mayo pasado, cuando el hombre conducía sobre las 01.15 horas el mismo vehículo por la avenida de la Palmilla. Para la acusación, se trata del mismo delito y por ello solicita la misma pena.

Por otro lado, la Fiscalía de Málaga ha formulado escrito de acusación contra otro hombre por conducir presuntamente bajo los efectos de la cocaína y tener un accidente, y por otro de resistencia a la autoridad, ya que se negó a ser cacheado por los agentes, a los que supuestamente llegó a amenazar.

Los hechos sucedieron en febrero de este año cuando el hombre, que según indica el fiscal había consumido cocaína, conducía su vehículo por la calle doctor Marañón de la capital de forma "descuidada y arriesgada, a gran velocidad y realizando eses por la calzada". Tal era su estado que no se dio cuenta de que otro vehículo estaba parado en un paso de peatones y chocó con él, lo que produjo a la conductora un esguince cervical del que se curó, con tratamiento médico, a los 60 días.

Una vez llegó a las dependencias policiales, el acusado ofreció fuerte resistencia a ser cacheado y amenazó a los agentes con "pisarles la cabeza cuando los viera sin uniforme". Por eso, el Ministerio Fiscal solicita 11 meses de cárcel por este delito de resistencia y otros 18 meses por un delito contra la seguridad del tráfico, así como privación del carné durante cinco años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios