Dietas poco seguras en la Red

  • Un análisis de los menús propuestos refleja que la mayoría suspende el examen y que las webs no son fiables ni seguras · La calidad en dos de cada tres menús era deficiente o muy deficiente, según Eroski Consumer

La mayoría de los mortales consulta ya casi todo por internet. Incluso a la hora de hacer una dieta . De ahí que una organización de consumo haya hecho un análisis exhaustivo de las páginas webs que ofrecen consejos y menús para ponerse a régimen. Y la conclusión es que la Red es un arma de doble filo para iniciar una dieta . Las diez webs analizadas por Eroski Consumer no fueron "ni seguras ni fiables". Aunque esta institución no descalifica internet como fuente de consejos para bajar de peso: "Puede proporcionar buena información si se sabe dónde buscar".

Pero no es fácil. Eroski creó cuatro personas ficticias que querían adelgazar con distintas patologías, edades y pesos. Estudió las 10 webs y, en la mayoría de los casos previo pago, obtuvo 38 dietas on line para esos supuestos clientes. El análisis se hizo de los menús de dos semanas en base a los criterios de la Guía de Alimentación Saludable de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. Se tuvo en cuenta si preguntaban por patologías, medicación y hábitos de vida.

"En líneas generales se ha comprobado que no es seguro ni fiable acceder a internet para adelgazar", concluye Eroski Consumer. Por varios motivos. Entre ellos, porque tres de cada diez páginas webs evaluadas ofrecían dietas engañosas y porque en su mayoría los menús propuestos suspendían el examen dietético. Para más detalles, un 35% con un regular, la mitad con un deficiente y el 17 con un muy deficiente. Además, cuatro de cada cinco dietas prescritas on line "no están diseñadas conforme a las necesidades y circunstancias del cliente". Solo la cuarta parte adapta de forma correcta el tipo de alimento, sus cantidades y la forma de elaboración al paciente. "Esto ocurre ­según Eroski Consumer­ porque antes de ofrecer tratamiento no se hace un correcto diagnóstico de su situación, como posibles enfermedades, medicación y estilo de vida del paciente".

Incluso el estudio revela que la mayoría de las páginas webs ofrecieron tratamiento para adelgazar a aquellas personas ficticias creadas para la investigación que tenían un índice de masa corporal adecuado. Es decir, que no estaban ni gordos ni delgados. El análisis recoge además que únicamente un tercio de las páginas consultadas realizan preguntas exhaustivas sobre los problemas de salud del usuario y que la mitad no tiene en cuenta si toma algún fármaco. Además, detalla que una de las dietas incluía tomate cuando la supuesta paciente era alérgica a esa hortaliza.

El estudio pone de manifiesto también que no siempre son profesionales de la salud los que diseñan los tratamientos. Solo algunas páginas detallan el número de colegiado del nutricionista y su curriculum. Pero en algún caso incluso son "ingenieros informáticos con asesoramiento de nutricionistas los que ejercen la labor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios