Dimite el presidente de la Federación de Peñas por motivos de salud

  • Alega que miembros de otra candidatura "no aceptaron la derrota" y le han hecho "la vida imposible"

Miguel Carmona, en una imagen de archivo Miguel Carmona, en una imagen de archivo

Miguel Carmona, en una imagen de archivo

El presidente de la Federación de Peñas, que ostentaba el cargo desde mayo de 2013 y fue reelegido en abril del pasado año para un nuevo mandato, Miguel Carmona, ha presentado su dimisión, a través de un escrito en el que explica que "ha llegado elmomento de parar en este trabajo tan extenuante". Asimismo, indica que lleva a cabo tal decisión "por prescripción facultativa", dado que su médico le ha aconsejado "dar un paso atrás en todas las actividades que ha venido realizando al frente de la Federación", ya que las mismas, así como la responsabilidad que conlleva dicha presidencia, supone un "riesgo cierto" para su salud.

Cabe recordar que un grupo de peñistas de una candidatura rival denunciaron irregularidades que el hasta ahora presidente niega. En declaraciones a la Cadena Ser, Carmona ha asegurado que aquellos que perdieron las elecciones el año pasado correspondientes al tercer mandato "no aceptaron la derrota" y que estos meses se han dedicado a hacerle "la vida imposible" tanto a él como a su familia, con "insultos y difamaciones". "No me han llevado a los juzgados porque no hay nada, solo que no aceptaron la mayoría absoluta", ha recalcado.

Uno de los candidatos a la presidencia fue Manolo Curtido, que ayer aseguró a este periódico que las declaraciones de Carmona "no se ajustan a la realidad", aunque apuntó que su intención ahora "no es hacer sangre del tema, ni leña del árbol caído". Pero eso sí, la valoración que hace de su marcha es "altamente positiva" dado que entiende "que había llegado el momento". Según recalcó, por su parte no ha habido ningún tipo de "acoso" y se refirió a la "deuda importante" que ha contraído la Federación y al hecho de que, en los últimos días, "hayan dimitido cuatro directivos".

Con la renuncia del presidente, queda cesada en su conjunto la junta directiva, a excepción del Secretario General que se encargará en los próximos días de convocar a la Comisión Gestora y que seguirá desarrollando su labor en funciones. Curtido, que fue vicepresidente primero de la Federación, ha insistido en la idea de transmitir "la unidad del colectivo". "Queremos que -los peñistas- estén tranquilos y unidos. Si se ha roto algo, lo recompondremos. Sacaremos esto adelante", ha remachado.

Fue en marzo del pasado 2017 cuando los tres ex consejeros de la comisión gestora de la Federación Malagueña de Peñas, Fernando Escobar, Pedro Medina y Rafael Trigos, que ya habían presentado su dimisión, denunciaron ante la Fiscalía de Málaga tanto a Carmona como a la junta directiva al entender que habían podido incurrir en supuestas "irregularidades" en la gestión del organismo. El escrito recogía que las cuentas presentadas en el ejercicio de 2015 "eran totalmente falsas y además con numerosas irregularidades, como facturas que no son correctas, pagos en dinero negro sin declarar a la Agencia Tributaria a su hijo -del presidente-, a los fotógrafos, y a otros directivos pago del IVA cuando no son sujetos de este impuesto, además de no hacer las retenciones de IRPF correspondientes". El entonces presidente manifestó entonces a este periódico que todo era "incierto". También se pronunció el secretario general, Fernando Jiménez, quien señaló que, aunque desconocía el contenido del escrito, éste terminaría archivado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios