Discapacitados sólo acaparan el 0,5% de los contratos pese a su buena formación

  • El 85% de los demandantes de empleo con alguna discapacidad tiene estudios secundarios o postsecundarios · Limitaciones en la columna, en miembros inferiores o epilepsia son casos comunes

Comentarios 2

La situación económica no es boyante y la contratación de personal se resiente. Si además el demandante de empleo tiene algún tipo de discapacidad, sus probabilidades de éxito se reducen prácticamente a la nada. En el año 2006 -últimos datos disponibles- se registraron 3.967 contratos a discapacitados en Málaga, lo que sólo representó el 0,55% del total de contratos suscritos en la provincia en ese año. Aunque el porcentaje es paupérrimo, casi es positivo ya que en el año anterior ese volumen apenas alcanzó el 0,43% según los datos del informe Discapacidad y empleo en la provincia de Málaga elaborado por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE).

Lo más curioso de este trabajo -que recopila datos oficiales de demandantes de empleo y número de contratos en las oficinas del SAE- es que tres de cada cuatro discapacitados que buscan trabajo tienen estudios secundarios, frente al 70% general, y el 10% incluso posee estudios postsecundarios frente al 7% de los no discapacitados. Dicho de otra forma, el 85% de los demandantes de empleo discapacitados tienen estudios secundarios o postsecundarios.

Tener una discapacidad es sólo eso, por lo que no implica estar incapacitado para trabajar. De hecho, el SAE recoge casi un centenar de posibles discapacidades entre las que se encuentran algunas tan comunes como la epilepsia, limitaciones en la columna (es la más numerosa entre los demandantes de empleo), la ausencia de algún dedo, enfermedades de tipo digestivo o trasplantados. Obviamente también hay personas con enfermedades más graves como tetraplejia, retrasos o trastornos mentales pero estos casos son los menos.

El número de contratos a discapacitados es irrisorio y, además, también están sujetos a fuertes tasas de temporalidad como ocurre con las personas que no tienen ningún tipo de limitación física o psíquica. El 86% de los contratos hechos en Málaga a discapacitados son temporales y de ellos el 28% tienen una duración menor o igual a un mes y el 16% de uno a tres meses.

Por sectores, el de servicios es el que gana por goleada al acoger 3.106 de los 3.976 contratos efectuados a discapacitados (en la tabla anexa se pueden ver los trabajos con mayor volumen de contratación). Le siguen la construcción (539), la agricultura y pesca (198) y la industria es la última con 133 contrataciones.

La integración no es sólo eliminar barreras físicas, sino también laborales y, en este aspecto, Málaga aún suspende.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios