Disculpen las molestias

  • Los comercios próximos a las obras del Metro están sufriendo en los últimos meses importantes descensos en su facturación · Muchos propietarios se ven obligados a cerrar sus negocios y dejar locales vacíos

Comentarios 3

Hace más de un año que las primeras máquinas se asentaron en Teatinos para iniciar los trabajos de la línea 1 del Metro, que permitirá unir la zona con La Malagueta. Con el lema de Estamos trabajando para el futuro de Málaga, disculpen las molestias, cientos de comercios situados en los aledaños de las obras sufren cada día las consecuencias de tener una gran zanja a los pies de sus establecimientos. Polvo y ruido, pero, sobre todo, descensos importantes en la facturación, que se hacen más acusados, si cabe, en una zona donde los comercios aún no tienen el rodaje suficiente para gozar de una clientela fija.

En el bulevar Louis Pasteur, presidido por la singular escultura de 10 toneladas y 15 metros de altura de la artista Elena Laverón, el panorama es desolador. Bares, cafeterías, tiendas, agencias de viaje... cuelgan desde hace meses carteles de se alquila y se traspasa en las rejas cerradas de sus establecimientos y los locales no parecen tener ocupación a corto plazo. Los propietarios coinciden en que las obras "se están prolongando demasiado" y se quejan de la dificultad de alquilar un local en esta situación. "Es muy complicado, no me llaman para nada", se lamenta Marisol Guerrero, propietaria de un local vacío desde que hace dos años clausurara una tetería.

Por su parte, Samuel Navas, propietario de la tienda de snow urban, situada en dicha avenida, y uno de los pocos comercios que continúa abierto al público, asegura que "desde que empezaron las obras del Metro, las cosas van bastante mal". "Estamos vendiendo entre un 50% y un 60% menos, aparte de todos los problemas que acarrea eso", comentaba. "Al chaval le he tenido que reducir la jornada y yo mismo me he tenido que bajar el sueldo". Del mismo modo, explicó que no todos los negocios han sido capaces de sostener la situación. "El restaurante chino y nosotros somos los únicos que estamos sobreviviendo, de alguna manera. Supongo que la crisis también tiene que ver, pero tener las obras encima, no ayuda".

Incluso, aseguró que algunos bancos han tenido que cambiar las oficinas hasta que finalicen las obras. "Los vecinos también se quejan por el polvo y el ruido, pero eso es reparable; las grandes pérdidas en los comercios, no". Navas, además, protesta por la incertidumbre de la finalización de las obras. "Nos dijeron que tardarían 11 meses y ya vamos con tres de retraso y tampoco para finales de año parece que vayan a terminar; muchos días, incluso, aquí no hay nadie trabajando", aseguraba. Por otra parte, se quejaba que desde las instituciones públicas no les están "compensando de ninguna manera, ni siquiera quitando la cuota de autónomo o bajando los impuestos" y que las únicas ayudas que ha recibido son privadas: "Cuando exigí que me bajasen el alquiler", explicaba.

Menos perjudicados están resultando los comerciantes y hosteleros de los tramos más céntricos, ya que cuentan con el respaldo de años de tradición. Así lo manifestaba el encargado de la cafetería Quintana, en la avenida Juan XXIII, "los clientes habituales son los que siguen viniendo, ya que llevamos 35 años abiertos al público; aún así, la venta ha disminuido en torno al 40%, ya que los clientes de paso se han perdido". Del mismo modo, aseguró que no están recibiendo ningún tipo de favor público; de hecho, explicó que "la ocupación de vía pública, la han subido en lugar de bajarla, en 25 euros el metro cuadrado", lo que eleva la cuota a 62,02 euros por metro cuadrado.

Las obras del recorrido Doctor Domínguez-Avenida Juan XXIII, correspondiente al cuarto tramo de la línea 1, cuentan con un plazo de 39 meses, según la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, y en él se incluirán cuatro estaciones. En este sentido, los empresarios de los comercios próximos mostraron su acuerdo con la utilidad del Metro en la ciudad y el beneficio para sus propios negocios una vez puesto en marcha, "si es que para entonces hemos sobrevivido", sentenciaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios