Doscientos malagueños compran un coche eléctrico con subvención

  • La Junta incentiva con 618.000 euros la venta de estos vehículos, cuya circulación permite un ahorro de 190.000 litros de combustible al año y menor contaminación

Un total de 218 malagueños han solicitado a las diferentes órdenes de oncentivos de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, que gestiona la Agencia Andaluza de la Energía, la ayuda correspondiente para adquirir vehículos híbridos. La Junta de Andalucía ha incentivado con 618.780 euros la adquisición de estos más de 200 coches.

Con estos vehículos, se prevé que se produzca un ahorro de 190.342 litros de combustible, evitándose, además, la emisión de 443 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera en la provincia malagueña, según apuntó la Junta en un comunicado.

Los ciudadanos pueden adquirir un vehículo híbrido siguiendo el mismo procedimiento por el que, actualmente, pueden sustituir un electrodoméstico poco eficiente a través del Plan Renove.

Así, el interesado tendrá que acudir a alguno de los concesionarios adheridos donde se le ofrezca un modelo concreto, tras lo cual, una vez hecha la selección, el comerciante presentará la solicitud en nombre del comprador a la Orden de Incentivos de la Agencia Andaluza de la Energía.

El usuario recibirá el descuento equivalente directamente en su factura --hasta un 50 por ciento del sobrecoste que supone la compra de un vehículo híbrido frente al convencional-- y no tendrá que realizar ninguna otra gestión con la Administración.

El vehículo híbrido tiene dos motores que se complementan entre sí: uno térmico, de gasolina, y otro eléctrico, que es el que se utiliza para arrancar el motor y circular por ciudad.No tiene marchas, ni embrague, ni alternador, ni puesta en marcha.No vibra, ni hace ruido y su manejo, aseguran sus usuarios, es tremendamente fácil.

Pero quizás lo más importante es que con este vehículo se ahorra hasta un 40% de combustible, lo que supone entre 150 ó 200 euros al mes y un buen número menos de emisiones de CO2 a la atmósfera.

La eficiencia de este tipo de tecnología se optimiza en recorridos urbanos porque el motor del vehículo híbrido se detiene en los semáforos y aprovecha las frenadas y los descensos para recargar su batería. Por ello, cuando se está en un atasco, acelerando y desacelerando o circulando a velocidades bajas -momento en el que los vehículos convencionales consumen más carburante-, el híbrido utiliza su motor eléctrico.

40%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios