Económicas propone reducir plazas para elevar el perfil académico de los alumnos

  • La Universidad de Málaga ajusta oferta y demanda gracias al tirón de las ingenierías, que han crecido un 36% desde 2012

Estudiantes, en el área de trabajo en común de la Facultad de Económicas. Estudiantes, en el área de trabajo en común de la Facultad de Económicas.

Estudiantes, en el área de trabajo en común de la Facultad de Económicas.

La Facultad de Económicas de la Universidad de Málaga propone eliminar dos grupos, con 65 alumnos cada uno de ellos, de los grados en Administración y Dirección de Empresas (ADE) y Administración y Finanzas para elevar el perfil académico de los estudiantes de nuevo ingreso y adecuar la oferta tanto a la capacidad física del centro como a su potencial docente.

Este planteamiento se ha recogido en la memoria de verificación de ambas titulaciones que debe revisar la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (Aneca). No significa, por tanto, que se vaya a aplicar necesariamente el próximo curso, porque antes deben darle el visto bueno tanto la Junta de Andalucía como la Universidad de Málaga. El decano de Económicas, Eugenio Luque, reconoce que es un horizonte que se ha marcado el centro con el apoyo de los departamentos que puede encontrar cierta resistencia desde el momento en que la financiación universitaria está vinculada al número de estudiantes.

El decano subraya el riesgo de que la sobre oferta devalúe la profesión

La intención es pasar de los 390 alumnos de nuevo ingreso que figuraban en la memoria de Administración y Dirección de Empresas en la memoria de 2010, a 325, o sea en lugar de cinco grupos se crearían cuatro en el primer curso de esta carrera. En el caso de la carrera de Finanzas y Contabilidad se pretende pasar de 260 alumnos y cuatro grupos a 195 y tres aulas por curso.

Eugenio Luque argumenta que un cupo de acceso tan amplio da cabida a estudiantes que se matriculan no tanto por vocación como por descarte, porque las calificaciones de su expediente no les permiten entrar en otras titulaciones. Esta circunstancia genera después fracaso académico y abandono de los estudios.

Además, el centro no da más de sí. "Las instalaciones son muy justas, tenemos un proyecto para construir dos plantas adicionales con varias aulas sobre la cafetería de la facultad que todavía no ha arrancado", apunta. Al tiempo, las necesidades docentes en las titulaciones que se imparten en Económicas están por encima de la capacidad de la plantilla de profesores. Ese déficit se ha cubierto recurriendo en exceso a la contratación de profesores asociados y sustitutos sin vinculación permanente con la universidad.

Eugenio Luque también subraya la necesidad de acomodar la oferta académica a la demanda real del mercado con el fin de no devaluar el perfil profesional de los egresados con empleos por debajo de la cualificación y competencias que otorgan las titulaciones.

Las 390 plazas ofertadas para alumnos de primero en ADE se dividió hace varios cursos en 325 para ADE y 65 para el doble título en ADE y Derecho. El objetivo a largo plazo es reducir a 325 los puestos disponibles para estudiantes de nuevo ingreso ambas carreras.

Este escenario coincide, por otra parte, con la tendencia que muestra la Universidad de Málaga que ha ajustado casi al límite la oferta a la demanda real. De hecho, este curso solo han quedado libres 83 de las 7.755 plazas que se ofrecieron para las 68 carreras que se imparten en la institución académica. Este ajuste tiene varias explicaciones: las ingenierías han reducido su oferta de nuevo ingreso al mismo tiempo en que ha registrado un significativo incremento de la estudiantes que ha optado por las titulaciones técnicas, mientras que otros grados como Historia, que años atrás dejaba libre un centenar de puestos, prácticamente ha doblado la cifra de alumnos.

En el curso 2012/2013 la Universidad de Málaga tenía posibilidad para acoger 1.610 estudiantes de primero en las diferentes titulaciones de ingeniería, pero solo entraron 1.117 estudiantes. Es decir, no cubrió el 30% de la oferta. Este curso, a pesar de que se han creado nuevos títulos, ofertó 1.520 plazas y las ha cubierto todas. Es decir, la cifra de estudiantes que han elegido carreras técnica ha crecido un 36%.

Las carreras del ámbito de la informática han repuntado de manera considerable. Por ejemplo, en 2012 solo entraron 77 alumnos en Ingeniería Informática, frente a los 140 de este año, y 10 en Ingeniería de la Computación, cuando en este curso son 55, mientras que las titulaciones nuevas como Salud o Energía, además de los dobles títulos se han cubierto sin dificultad.

Los únicos grados en los que han quedado puestos libres este curso han sido Filología Clásica, que ofreció 65 y ha cubierto 45, Geografía y Gestión del Territorio con 57 alumnos de nuevo ingreso y ocho puestos libres, Historia, donde se han registrado 204 matrículas y han quedado 46 disponibles, e Ingeniería Química que ha cubierto 66 de sus 75 plazas.

Aún así, estas carreras también han experimentado una evolución positiva durante los últimos cuatro cursos. Por ejemplo, en Historia solo se matricularon 126 alumnos en primero en el curso 2012/2013, frente a los 204 de este año. Ciencias Ambientales ha pasado de 79 estudiantes de nuevo ingreso a 120, en Ingeniería Química el cambio ha sido de 43 a 66 estudiantes y en Filología Clásica de 21 a 45.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios