Educación afirma que el menor no comparte clase con los supuestos agresores

  • La Junta reitera que activó el protocolo tras la denuncia por los presuntos abusos sexuales

La delegada de Educación Patricia Alba afirmó ayer que el instituto en el que estudian los supuestos agresores de un menor con discapacidad activó el protocolo en el mes de octubre y que éste conlleva una serie de actuaciones que se pusieron en marcha. "Se han tomado medidas educativas como la separación del alumnado de clase, en la actualidad están separados", dijo Alba. "Una vez que el caso está en manos de la Fiscalía estamos a la espera de que el juzgado se pronuncie en este sentido para tomar otras medidas, ahora mismo está en fase de instrucción y tiene que ser la justicia la que determine el hecho", comentó ayer la delegada al tiempo que añadió que "no ha habido ninguna novedad desde la conclusión del protocolo hasta el lunes, cuando se conoció mediáticamente". Según la responsable provincial de Educación, "el protocolo se activó, se siguieron todos los pasos determinados en casos de maltrato infantil y se cerró adoptando las medidas oportunas, ahora quedamos a la espera de que la autoridad judicial determine a raíz de las pruebas lo que crea conveniente".

Por otra parte, Save the Children exige que se activen todos los protocolos necesarios para garantizar la protección del menor y que se preserve su intimidad y la de su familia tras la denuncia que investiga la Fiscalía de Menores de Málaga por una supuesta agresión sexual a un menor de 14 años con una discapacidad intelectual del 41% por parte, presuntamente, de un compañero del instituto de su misma edad y su hermano de 11 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios