Emasa proyecta cuatro emisarios para acabar con la suciedad de las playas

  • El proyecto costará 18 millones de euros y el Ayuntamiento de Málaga ya ha solicitado a la Junta de Andalucía financiarlo mediante los fondos europeos Feder · Sólo falta el informe de impacto ambiental

El Ayuntamiento de Málaga quiere acabar con la suciedad que cada verano pone en entredicho la calidad del agua de las playas y proyecta construir cuatro nuevos emisarios submarinos en varios puntos del litoral que evitará que los vertidos se produzcan directamente en la arena. Es una obra compleja que costará unos 18 millones de euros y que la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) ha solicitado a la Junta de Andalucía que sea financiada con cargo a los fondos europeos Feder.

El proyecto, que ayer fue aprobado por el consejo de administración de Emasa, está terminado sólo a la espera de que concluya el informe de impacto ambiental que ya se está tramitando. Dos de los emisarios se situarán en la zona de La Misericordia, mientras que los otros dos discurrirán por la calle Pacífico y el arroyo Jaboneros.

La idea es que estas cuatro tuberías recojan las aguas residuales y pluviales de los 15 aliviaderos que en la actualidad vierten directamente sobre la arena de las playas de estas zonas. Si se construyen finalmente, Emasa prevé que disminuya de forma considerable la suciedad de las playas puesto que la salida de los emisarios estará situada a 800 metros de distancia de la costa y a unos 30 metros bajo el mar.

Pero es que además el proyecto contempla colocar un filtro en cada uno de ellos para impedir la salida de residuos sólidos como bolsas de plástico, compresas o pañales.

El gerente de Emasa, José Luis Rodríguez, aseguró ayer a este periódico que con estas nuevas infraestructuras "se logrará mejorar notablemente el estado de las playas", ya que complementará la labor de los otros cuatro emisarios y los más de 40 aliviaderos que forman en estos momentos la red municipal.

Los cuatro ya existentes desembocan en las playas de La Misericordia, Gálica, Sacaba Beach y Orfila, y se construyeron entre 1985 y 1990. Cada uno tiene una capacidad para evacuar hasta mil litros por segundo, aunque los aliviaderos conectados a las estaciones depuradoras de aguas residuales del Guadalhorce y el Peñón del Cuervo pueden llegar a expulsar unos 2.000 litros por segundo.

El consejo de administración de la empresa municipal ha dado luz verde al proyecto a falta de la resolución del informe de impacto ambiental y de la financiación europea, que aún está pendiente de confirmar. Responsables de Emasa se reunieron la pasada semana con el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Marcos, para concretar la propuesta que además incluye una partida que ronda lo 20 millones de euros para llevar a cabo nuevos proyectos de investigación.

Pero también se dio el visto bueno ayer al proyecto que permitirá aprovechar el agua que se filtre a través de las paredes de la línea 2 del Metro, entre Carretera de Cádiz y La Malagueta, para el riego de parques y jardines y el baldeo de las calles.

Las obras se sacarán a concurso en breve y el Ayuntamiento de Málaga pretende invertir 3,6 millones de euros en su ejecución. Para ello, se instalará un sistema de bombeo y tres depósitos -con una capacidad de almacenamiento de 500 metros cúbicos cada uno- que serán ubicados a lo largo de todo el recorrido y que estarán interconectados para garantizar que ninguno de ellos se llene del todo. En total, se construirán 18 kilómetros de tuberías.

Esta iniciativa permitirá a Emasa disponer diariamente de unos mil metros cúbicos de agua procedente de las filtraciones que se producirán al estar la obra construida por debajo del nivel freático.

El consejo de administración también ratificó el acuerdo para que las aguas residuales de Alhaurín de la Torre sean transportadas y tratadas en la depuradora del Guadalhorce de la capital. Por último, se aprobó la liquidación del contrato con la empresa Acciona para que a partir de ahora sea Emasa la que se encargue de la explotación de la planta de secado térmico de la depuradora del Guadalhorce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios