Emasa recula y buscará otras vías para financiar obras hidráulicas

  • Insiste en el canon, que rechazan todos los grupos, pero se abre a estudiar alternativas

Un vecino llena un vaso de agua. Un vecino llena un vaso de agua.

Un vecino llena un vaso de agua.

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga suaviza su intención de implantar un canon específico en el recibo del agua para financiar hasta 136 obras hidráulicas a desarrollar en el municipio en el marco de los veinte próximos años y se abre a estudiar otras alternativas que permitan, al menos, reducir el impacto económico de este sobrecoste. El paso atrás del Ejecutivo local, toda vez que en las últimas semanas el alcalde, Francisco de la Torre, se mostró categórico al señalar que no había otra salida que fijar el citado canon, se produce ante la negativa de todos los grupos de la oposición, incluido Ciudadanos (socio de investidura del PP) y de las asociaciones de consumidores a asumir como primera opción este canon.

Estas fueron las principales conclusiones que se pudieron extraer de la reunión celebrada ayer por la mesa técnica del agua. Tras algo más de dos horas y media, este órgano acordó que la Empresa Municipal Agua (Emasa) elabore un informe estudiando nuevas posibles vías económicas mediante las que afrontar el coste millonario del conjunto de infraestructuras que, técnicamente, se consideran prioritarias a medio y largo plazo. Sin embargo, este paso adelante no pone coto al asunto del canon.

Se analiza un gravamen a grandes consumidores y que el Consistorio haga algunas obras

"Canon tendrá que haber aunque con el estudio de otras vías se puede ver si se rebaja el mismo o si determinadas obras se pueden pagar por otros medios", expuso al término del encuentro el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, quien incluso, en la línea de lo que días atrás propusieron desde el PSOE, mencionó como factible que haya una parte de las actuaciones que sean abordadas directamente por el Ayuntamiento con sus propios fondos, vía inversiones financieramente sostenibles, y otras con la aplicación de un canon específico a grandes consumidores.

Pero la aceptación de este escenario amplio no esconde, como Jiménez señaló, la imposibilidad de afrontar los 130 millones ya señalados por mecanismos que obvien la necesidad del canon o de la subida de la tarifa. Y para refrendar su argumento recordó que legalmente la Unión Europea exige que intervenciones como la renovación y sustitución de tuberías de fibrocemento en la ciudad sean pagadas vía tarifa.

Mientras el equipo de gobierno del PP insistía ayer en la necesidad del canon, desde los grupos de la oposición presentes como desde los colectivos de consumidores concluyeron que ese tema quedaba sobre la mesa a la espera de los informes. "Recula sobre la idea del canon", dijo la concejala del PSOE Begoña Medina, quien relacionó esta decisión con la existencia de una negativa general al canon.

En esta misma línea, el edil de Ciudadanos Alejandro Carballo mostró sus disconformidad con la idea de "repercutir a todos los ciudadanos porque creemos que hay alternativas de financiación", al tiempo que incidió en el endeudamiento que tiene sobre sí la empresa de aguas, a la que el Ayuntamiento ha llegado a imponer hasta cuatro cánones. Más tarde, por medio de una nota de prensa, tensó el argumento. "Los vecinos no pueden pagar los platos rotos de la mala gestión del alcalde, ya vale de meterle la mano en el bolsillo al contribuyente", aseguró. "Vamos a buscar fórmulas a través de los grandes consumidores, por ejemplo, o de las inversiones sostenibles"·, sostuvo la portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo.

La posición de inicio de los consumidores es contraria a la idea del canon. Lola García, representante del colectivo Facua, valoró la apertura de un periodo de estudio de otras posibilidades. "Ahora lo que nos toca es estudiar datos; el canon no está encima de la mesa", ha señalado, al tiempo que ha admitido la necesidad de ser responsables ante a la necesidad de ejecutar esas obras. "Pero no es momento de rendirse ya; tanto Emasa como el Ayuntamiento pueden buscar otras alternativas", remarcó. Y Teresa Martínez, de Al Andalus, coincidió en la necesidad de que se ejecuten esas obras, si bien insistió en que la aplicación de un canon "no es la vía adecuada, hay que mirar otras opciones para evitarlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios