conflicto laboral La plantilla ha sido convocada hoy a una asamblea general

Empleados de Limasa desconvocan la huelga tras la insinuación de un ERE

  • Las tres partes sellaron ayer un acuerdo tras varias semanas de intensa negociación tras una carta enviada por el alcalde · Los trabajadores disfrutarán de una subida salarial del 0,5% este año

Comentarios 6

Después de varias semanas de reuniones interminables y de tiras y aflojas entre el comité de empresa de Limasa, el Ayuntamiento de la capital (con el 49% de la participación) y los tres socios privados (FCC, Urbaser y Sando, que poseen el 51% del accionariado), los malagueños podrán respirar tranquilos porque no habrá huelga de limpieza a partir del lunes como estaba previsto. Las tres partes cerraron ayer por la tarde un acuerdo que pone fin al conflicto laboral desatado en la empresa mixta por los recortes salariales previstos para este año. La insinuación que el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, hizo ayer en una carta enviada a los trabajadores ante la posibilidad de llevar a cabo un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) pudo ser determinante para que aceptaran finalmente la oferta que se les puso encima de la mesa el día anterior y que habían rechazado por considerarla "insuficiente".

Salvo una, la empresa aceptó todas las exigencias que los empleados del servicio de limpieza habían planteado para evitar el paro indefinido anunciado. La primera de las condiciones, que quedaron ratificadas en un acuerdo firmado en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía (Sercla), es que este año se aplicará una subida salarial del 0,5% frente al 2% que estaba recogido en el convenio en vigor para este año y que la empresa había decidido congelar dada la mala situación de las cuentas municipales. Además, los trabajadores recibirán la diferencia del 0,9% del IPC correspondiente al año pasado que no se había abonado aún, a los que se sumará la cantidad relativa a la llamada paga de productividad para evitar el absentismo laboral y que los empleados que estuvieron de baja el año pasado percibirán en su totalidad.

Sobre la política de empleo también se consiguieron importantes compromisos pese a que planeaba la posibilidad de un ERE, ya que se acordó garantizar la plantilla media al cierre de 2011, además de hacer indefinidos a diez empleados fijos discontinuos que tenga en ese momento la empresa, tal y como estaba previsto en el convenio que hay en vigor y que fue firmado en 2010, aunque tendrán que esperar hasta enero de 2013. En cuanto a los festivos, el comité de empresa aceptó que a partir de este mes no trabajen los festivos para dar opción a los empleados eventuales y propiciar un ahorro a la empresa en el pago de esos días. También seguirán manteniendo los 36 días naturales de vacaciones de los que disfrutan al año, salvo que 30 ó 31 de esos días deberán cogerlos en los meses de verano y los otros el resto del año para reducir las sustituciones.

Al final, los trabajadores de baja por incapacidad temporal percibirán un complemento hasta el cien por cien de la retribución mensual para evitar lo que ha estado ocurriendo hasta ahora y es que había veces en los que los empleados en activo cobraban menos que los que estaban de baja al percibir también éstos la prestación de la Seguridad Social. Pero, por el contrario, todas las cláusulas sociales incluidas en el convenio laboral continuarán "inamovibles", con especial hincapié en los artículos relativos a las indemnizaciones y jubilaciones, como el número 50 en el que se recoge expresamente que los puestos de trabajo puedan ser heredados en caso de jubilación, fallecimiento o incapacidad de un operario.

La carta enviada por el regidor malagueño a los empleados por la mañana en un último intento por frenar la huelga surtió el efecto deseado al advertir de que "la opción más sencilla para la empresa habría sido aplicar un ERE", una opción de la que dijo haberse negado categóricamente hasta el momento y que "quedaría descartado si el comité de empresa estuviera dispuesto a continuar dialogando para alcanzar un acuerdo que no suponga un incremento del coste". Y funcionó porque tras leer esta misiva, el comité de empresa acudió en busca del alcalde para poder seguir negociando el acuerdo que el día anterior se había quedado sin consenso sobre la mesa pese a la mediación del Sercla. En la carta, De la Torre calificó la huelga de "absolutamente desproporcionada y sin justificación" en las actuales circunstancias económicas y llegó a rogar a los empleados de Limasa "en nombre de los ciudadanos, que haga ese esfuerzo en beneficio de todos".

Además, hizo hincapié en que "no cabe que los malagueños se vean abocados ahora a pagar más por la limpieza de la ciudad" y señaló que es "hora de asumir obligaciones para seguir disfrutando de derechos". Con el acuerdo en la mano, el comité de empresa trasladará hoy el acuerdo al resto de la plantilla en una asamblea general convocada a las 11:30 de la mañana dada la intranquilidad que el conflicto ha generado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios