Empleados del Materno denuncian el cierre de 52 camas desde el verano

  • Los trabajadores aseguran que algunas embarazadas han permanecido hasta 24 horas en observación de Urgencias porque no había sitio donde ingresarlas

El cierre de 52 camas en el Hospital Materno Infantil ha colapsado el centro sanitario donde algunas embarazadas han llegado a permanecer 24 horas en observación de Urgencias porque no había sitio donde ingresarlas. Así al menos lo denuncian medio centenar de trabajadores en un escrito presentado el lunes en el registro del Carlos Haya -al que pertenece el Materno- y en el que piden la dimisión de la delegada de Salud, María Antigua Escalera, y de la dirección del hospital.

Los empleados detallan que están cerradas 32 camas de la segunda planta destinadas a embarazadas de alto riesgo -que provisionalmente se utilizan como dormitorio de los médicos mientras se acaba una obra- y otras 20 de la séptima planta donde antes se ingresaban a las enfermas oncológicas. "En realidad sí hay camas, lo que no hay es personal; por eso están cerradas", se quejaron algunos trabajadores.

Según precisaron los firmantes del documento, ahora están mezcladas las mujeres que van a dar a luz con las de alto riesgo, que necesitan tranquilidad y que sin embargo son molestadas durante la noche cuando alguna compañera de habitación se pone de parto.

Los trabajadores sostienen que la situación generada por el "recorte de camas y de personal" supone un "maltrato psíquico" para las pacientes y para el personal, que debe realizar su trabajo en condiciones muy "estresantes".

Por último, los empleados se posicionan en contra de la demolición del edificio "para maniobras especulativas inmobiliarias impropias de una administración que se declara defensora de la sanidad pública".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios