Empresas de la trama de Correa cobraron de Estepona 123.000 euros

  • Special Events y Pasadena Viajes presentaron 71 facturas entre 2000 y 2003 a una empresa municipal gerenciada por un dirigente local del Partido Popular

La trama de empresas investigada en Madrid y Valencia ha tenido alguna actuación en Andalucía. Al menos dos de las sociedades del empresario Francisco Correa, Viajes Pasadena y Special Events, trabajaron entre 2000 y 2003 para un área del Ayuntamiento de Estepona gerenciada por el dirigente local del PP Ricardo Galeote. En ese periodo pasaron 71 facturas por un importe total de 123.000 euros. Correa está en prisión, imputado por el juez Garzón por dirigir una trama a la que la Fiscalía Anticorrupción atribuye delitos de soborno a funcionarios, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, fraude fiscal y asociación ilícita.

Una coalición de cuatro partidos, PSOE, PP, IU y PA, se hizo con el gobierno municipal de Estepona en 1999, desplazando a Jesús Gil Marín, a quien en aquellas elecciones le faltó un concejal para la mayoría absoluta. Al PP le correspondió la dirección del Palacio de Exposiciones y Congresos y la gerencia de la Sociedad Municipal de Turismo. Desde allí, Ricardo Galeote, que hoy es concejal y entonces ocupaba un cargo de confianza, empezó a contratar a partir de febrero de 2000 los servicios de la agencia de viajes de Correa. El Ayuntamiento trabaja con Viajes Halcón, pero las sociedades municipales no necesitan hacer un concurso para proveedores, ni están sometidas a una intervención previa. Pasadena Viajes presentó 13 facturas a su nuevo cliente en 2000, por importe de 5.381,80 euros. Antonio Caba (PSOE) era el alcalde y el frente anti Gil gozaba de buena salud.

El año siguiente fue muy movido: Caba fue acusado de un delito de blanqueo de capitales, porque un cliente de su despacho de abogados resultó pertenecer a la mafia de la heroína. Dimitió en abril de 2001, al ser imputado; más tarde fue condenado por la Audiencia Nacional y absuelto por el Supremo. Le sustituyó en el cargo Antonio Barrientos durante siete meses; en noviembre una alianza de los cuatro concejales del PP con siete de la lista que encabezó Gil Marín se hizo con el control municipal. Galeote siguió en su puesto en todas estas vicisitudes. Pasadena facturó 35 viajes a la empresa municipal de Estepona, por un total de 30.375,76 euros. Aumentó la cuantía de los viajes: nueve de ellos costaron más de 1.000 euros y alguno rozaba los 6.000. Este 2001 es el gran año de las empresas de Correa en Estepona: Special Events, que había empezado con un factura de 4.940,73 euros en 2000, pasa el año siguiente a dos ventas que suman 42.854,59. Fuentes de la empresa municipal apuntan que Correa era el proveedor de carpas.

En 2002, con la coalición de populares y gilistas en el poder, aparece en el Ayuntamiento como jefa de prensa la mujer de Correa, María del Carmen Rodríguez Quijano. Al parecer estuvo dos meses y medio, pero en el Ayuntamiento no queda vestigio alguno de su relación laboral: todos los expedientes han desaparecido. Un concejal apunta que fue Ricardo Galeote quien la recomendó para el puesto. La alcaldesa en aquel año, Rosa Díaz, declaró a este diario que se la contrató "por referencias del PP". Galeote precisó ayer a Europa Press que "le ofrecieron un trabajo menor" y por eso se marchó. Su marido ya era proveedor municipal antes de su llegada y lo siguió siendo tras su partida.

En 2002 Pasadena hizo once servicios a la sociedad municipal, por valor de 8.877,91 euros, y Special Events, presentó tres facturas por 13.762,21 euros. Y en 2003 se producen cinco servicios de Pasadena por valor de 8.592,11 euros y uno de Special Events de 8.177,86. Aquel año Barrientos volvió a la Alcaldía tras pactar con Crespo, el antiguo hombre fuerte de Gil Marín, que logró ser otra vez primer teniente de alcalde. Y Galeote se convirtió en concejal de la oposición. Los jefes de aquella coalición acabaron mal. Pero esa es ya otra trama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios