"Entiendo que el recorte en unidades policiales no afectará a Málaga"

  • El representante del Ejecutivo en la provincia fue presentado ayer oficialmente · Anuncia un talante dialogante, pero ya advierte sobre los tiempos de crisis que supondrán un frenazo a las inversiones

Está feliz Jorge Hernández Mollar con sus nuevas obligaciones como representante del Gobierno en Málaga ratificadas ayer por la delegada en Andalucía, Carmen Crespo. "Ya no habría aceptado otro cargo que no fuera aquí", comenta en su despacho, luminoso con vistas a la playa, y radiante cuando el sol se deja ver. "Cuando entré la primera vez lucía un sol espléndido y pensé: qué corran las cortinas para dejar pasar la luz". Una metáfora de transparencia que quiere instaurar como eje de su estancia en el cargo. Dialogante y reflexivo todavía está aterrizando y tiene que ponerse a estudiar (y si puede ser sobre el terreno, mejor) los problemas heredados: Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), Campamento Benítez, el tren litoral, el corredor mediterráneo o el saneamiento del litoral ya están en sus pensamientos.

-Una de las primeras medidas que ha anunciado el Gobierno son los recortes en las unidades especiales policiales de lucha contra el crimen. Y Málaga es refugio de delincuentes internacionales y uno de los focos visibles en casos de corrupción. ¿Puede generar esto alarma?

-Si hay una prioridad en el Gobierno, según me ha dicho a mí la Delegación en Andalucía, son precisamente las dotaciones y medios con los que tienen que contar las fuerzas de seguridad en Málaga y la provincia. Entiendo que en principio no nos veremos afectados en ese anuncio que se ha hecho de posibles recortes.

-Por cierto, ¿qué le parece la condena del alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón?

-Ahora que afortunadamente parece que los tres poderes se han recompuesto con este Gobierno, que Montesquieu ha resucitado, sólo puedo decir que respeto todas las decisiones judiciales y que cada ciudadano las cumpla.

-Después de conocer la sentencia, arremetió contra la Policía, entre otros estamentos.

-Siento gran respeto y admiración tanto por la Policía como por la Guardia Civil que tienen mi pleno apoyo. Estoy convencido de su profesionalidad y si hay problemas puntuales, que a lo mejor los hay, si ha habido errores, estos no serán nunca por culpa de los profesionales del orden. Los policías reciben órdenes y si ha habido ciertos errores a la hora de actuar los habrá cometido quien dictó las órdenes.

-¿Debería dimitir Martín Serón?

-No me corresponde a mí pronunciarme sobre esa cuestión que es una decisión personal y del partido.

-¿La crisis influye en la delincuencia?

-Las primeras informaciones que yo tengo apuntan a que en estos años han venido bajando los índices de delincuencia en casi todos los aspectos en la provincia. Puede que haya un repunte en los pequeños robos o en delitos menores, pero la influencia de la crisis en este sentido no se nota apenas.

-¿No hay demasiados casos de agentes implicados en hechos delictivos, sobre todo de tráfico de drogas?

-Los funcionarios de la Policía y de la Guardia Civil, igual que todos los humanos, somos personas. Algunos cometen equivocaciones o incurren en conductas censurables. La Administración tiene todos los instrumentos para corregir y sancionar esto. Dicho esto debo decir que en el contacto que ya he mantenido con los responsables de estos dos cuerpos los dos me han manifestado que no hay asuntos que excedan de la normalidad.

-¿Veremos por fin la solución al problema del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE)?

-Estoy en fase de información y quiero visitar el lugar y conocer el problema a fondo, no sólo estudiando dossiers.

-¿Conoce ya las prioridades del Gobierno para Málaga?

-Aquí hay una prioridad fundamental, no sólo para Málaga sino que lo es para toda España. Es que no hablemos de 252.000 desempleados en la provincia. Es un drama para miles de familias malagueñas, produce desazón en miles de jóvenes que tienen que marcharse de nuestra tierra y ofusca a los parados de larga duración. Todas las administraciones tienen que concienciarse y dar prioridad en sus actuaciones para que repercutan en la creación de empleo y no entretenernos en debates estériles y confrontaciones partidistas absurdas.

-¿Qué perfil aportará al cargo?

-El diálogo, la negociación, la lealtad institucional y el trabajar todos a una es la exigencia que me he impuesto. Ya tengo una dilatada experiencia en política donde he conocido diversos ambientes nacionales e internacionales. Cuando esto ha pasado sabes cómo se consiguen los resultados. Hay que sentarse a una mesa de trabajo poniendo los problemas encima y dejando de lado el enfrentamiento y la confrontación. Y luego que cada uno pueda vender la parte del producto que quiera. Pero que haya producto.

-Venimos de unos años de grandes inversiones en Málaga. ¿Qué nos espera ahora?

-Hay que reconocer que los Gobiernos anteriores han dejado una provincia con magníficas infraestructuras de nivel europeo por tierra, aire e, incluso, marítimas. No es momento ahora de pedir grandes cosas sino de terminar las que tenemos en marcha. Pero este periodo pasará, no debemos caer en el pesimismo.

-¿Cuando habla de terminar lo comenzado se refiere, por ejemplo, a los Baños del Carmen?

-Bueno [se ríe]. Como ciudadano de a pie y usuario de la playa y el paseo marítimo, cada vez que paso por los Baños del Carmen se me viene el santo al cielo. No comprendo cómo eso puede estar así y ahora eso lo digo también como subdelegado. La ocupación que hay allí no se puede permitir. Quiero reunir a todas las partes y que no se levanten de la mesa hasta que esté solucionado, como con las grandes negociaciones.

-También tenemos el 'culebrón' de la Aduana.

-Yo lo que quiero es ver el museo de la Aduana abierto, funcionando. Tengo que consultar a los técnicos porque no sé si es mejor o peor que el Arqueológico esté ahí o se lleve al convento de La Trinidad. Pero lo prioritario es que no haya ningún sobrecoste por ninguna decisión porque no nos lo podemos permitir.

-¿Cómo congeniará con el alcalde, acusado por sus críticos de ser el rey del agravio?

-Yo no creo que el alcalde juegue a víctima sino que defiende los intereses de Málaga y por eso los malagueños le votan. Y cuando dice que Málaga no está tratada justamente por la Junta, sus razones tendrá. Quiero y deseo que ese clima se cambie y prefiero que sea con un cambio de gobierno en la comunidad que considero necesario en Andalucía. Si no es así tiene que cambiar el tono de la Junta con Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios