La Escuela de Idiomas de Málaga carece del nivel máximo de inglés

  • El centro lleva solicitando desde hace tres años la posibilidad de impartir y certificar el C1 del programa de lenguas · Su directora está disconforme con el baremo de selección establecido por Educación

Comentarios 13

El turismo es la principal fuente de ingresos de la provincia de Málaga. El año pasado recibió más de 8 millones de visitantes -entre el mercado nacional y el internacional-. Una pieza clara en este mercado son los viajeros procedentes del Reino Unido, ya que en 2010 supusieron casi la mitad de los extranjeros que visitaron la provincia, con más de 2,1 millones. Ante estos datos parece inverosímil que en la Escuela Oficial de Idiomas (EOI) de Málaga no se pueda obtener la certificación máxima en cuanto a este idioma se refiere. Para que el ciudadano pueda obtener el denominado nivel C -usuario competente- tiene que pagarlo, ya que sólo las instituciones universitarias o privadas pueden impartir y certificar el nivel máximo de las enseñanzas de idiomas.

Con el fin de igualar la enseñanza que se imparten en los centros públicos de idiomas de los distintos países de la Unión Europea y para facilitar la homologación de sus títulos, a partir del curso 2008-2009, primero y segundo de la EOI equivalen a los niveles básicos A1 y A2; tercero se equiparó al certificado B1; cuarto y quinto se convalida por los niveles avanzados B2-1 y B2-2. Pero el marco europeo estableció dos nuevos niveles, el C1 y el C2, que acredita al alumno como hablante competente. Estos dos cursos extra no existen en el sistema andaluz de enseñanza de idiomas. Desde aquel mismo año, la EOI de Málaga se ha movilizado para solicitar a la delegación de Educación la creación de nuevos ciclos para adaptar sus estudios al Marco de Referencia Europeo.

La pretensión es poder impartir y certificar el nivel C de las enseñanzas de idiomas. "Hemos remitido varias peticiones a Educación y hemos recogido unas 3.000 firmas pero, por el momento, aún no podemos impartirlo", señaló la directora de la EOI de Málaga, Modestina Romero. "Pedimos impartir estos cursos para que nuestros alumnos no tengan que recurrir a escuelas privadas", indica Romero, que asevera que "se da la paradoja de que estos certificados ya puntúan en algunas oposiciones".

"Estamos preparados para impartir el nivel C", asevera Romero , que insiste en que "ni si quiera se ha pedido que se amplíe el profesorado, ya que desde el propio centro se han reajustado.

La petición de la EOI de Málaga se centra en tres idiomas. "Aunque el nivel C se debería impartir en todos los idiomas, nosotros lo hemos solicitado en inglés, francés y alemán, pero incluso así, aún no nos permiten impartirlo", señala la directora, que lamenta que a sus estudiantes "no se les pueda reconocer en la comunidad europea mientras que a los que estudian en escuelas privadas sí". "En todo este debate los alumnos son los grandes perjudicados", sentencia. Romero recalca que esta demanda no sólo beneficiaría a los jóvenes sino también a muchos docentes. "Los profesores de los colegios en los que se desarrolla el programa bilingüe necesitan el nivel C para impartir clase y aquí no lo podemos ofertar todavía", puntualizó.

La implantación de este nivel supondría elevar a siete años los estudios de un idioma en la Escuela Oficial de Idiomas. No obstante, la primera petición del centro sería para el C1. "Si llevamos tres años solicitando este nivel a saber cuánto tiempo tardarán en concedernos el C2. Es increíble que en el curso 2011/2012 aún no podamos ofertar esta enseñanza", destacó Romero. Pero esta no es la única reivindicación que hacen desde la Escuela Oficial de Idiomas de Málaga. La falta de plazas debido a la alta demanda es un problema que acompaña a este centro desde hace años. Lejos de ampliar las instalaciones o construir un nuevo centro, desde la EOI critican el baremo existente para la admisión de alumnos. "Hay puntos de la normativa que son ridículos", señalan.

Así, critican que tengan "preferencia" los alumnos de entre 14 y 15 años que soliciten estudiar un idioma distinto a la primera lengua que estudian en el instituto. "Las clases de alemán y francés están llenas de adolescentes que tiene prioridad antes de un ingeniero que necesita el alemán para poder trabajar", señalan. Además, también se puntúa a los solicitantes cuyos padres o hermanos tenga minusvalía, mientras que no puntúa si esa minusvalía la tiene un hijo o la pareja sentimental. "Esta normativa perjudica a los alumnos más adultos", indican. La demanda de más idiomas también ha sido una incesante lucha de este centro. "Ha sido una de cal y otra de arena. Solicitamos chino y sí no los concedieron, pero por ejemplo el catalán no ha sido posible", señala la directora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios