"En España se considera simpático al moroso. En otros países está mal visto"

  • La demora en el pago de administraciones públicas y empresas está provocando la desaparición de miles de pymes · El retraso medio en España es de 161 días, frente a los 33 días de los países nórdicos

La alta tasa de morosidad de las administraciones públicas y las empresas ha provocado la creación de una plataforma para luchar contra los impagos y demoras que, a día de hoy, agrupa a un millón y medio de empresas de toda España con 5 millones de empleados y autónomos. Solo en Málaga, las administraciones públicas deben 500 millones de euros a las pymes. Antoni Cañete, ingeniero industrial y secretario general de la Confederación Empresarial de la Pyme en Cataluña, es el portavoz de esta plataforma y ha concedido una entrevista a este diario.

-¿Por qué se creó la plataforma?

-Surge con la crisis. Antes, cuando alguien te pagaba mal ibas a la entidad financiera y te daban un crédito para poder hacer frente a tus pagos. Cuando llegó la crisis, los bancos dejaron de dar financiación y eso obligó a muchas empresas a cerrar. La morosidad, después de la falta de financiación, es la segunda causa más importante de cierre de empresas y de pérdida de puestos de trabajo. Las organizaciones empresariales decidimos crear esta plataforma porque antes había una ley en España, la 3/2004, que permitía pagar al cliente cuando le diera al comprador la gana siempre que hubiera un pacto previo.

-¿Qué han conseguido hasta ahora?

-Gracias a la creación de la plataforma y a la movilización de la sociedad civil se consiguió cambiar esa ley por otra, la 15/2010, en la que ya no hay posibilidad de hacer pactos entre las partes. Ha sido un cambio histórico. En cualquier caso, España es, junto con Grecia, Portugal e Italia, el país que peor paga. En los países nórdicos se paga a 33 días de media, en Europa Central a 45 días, y en España las administraciones están pagando a una media de 161 días. Eso hace que las empresas españolas sean menos viables y competitivas, perdiendo compañías y empleos. Luchamos contra una lacra que nos está matando.

-¿Por qué hay tanta diferencia entre los países? ¿Es algo cultural?

-En los países nórdicos hay una cultura del pago. Pagar mal no solamente está mal visto sino que la gente no lo permite. También tienen una legislación determinada. En España, el que paga mal, el moroso, es el simpático. Hasta se ha hecho una película, llamada El Gran Vázquez, sobre eso. Hay una cultura nefasta en ese sentido y, por otra parte, hemos tenido una legislación donde los intereses de las grandes corporaciones se habían impuesto, perjudicando a las pymes y autónomos. Queremos un país normal, por competitividad y porque no podemos cerrar más empresas.

-Los jueces ya pueden obligar a los morosos a pagar.

-Sí. Hay cosas nuevas en la ley que la gente tiene que conocer. En estos momentos, si alguien no te paga tienes la potestad de reclamar esa deuda y cobrar los intereses porque está tipificado. En el caso de la Administración, antes para cobrar una deuda podías tardar tres o cuatro años y ahora se le puede exigir que te reconozcan la deuda en un mes y, si no, el juez puede solicitar el embargo por lo que se debe. Hay herramientas que permiten el cobro y muchas empresas han empezado a solicitarlas.

-Dentro de las medidas que ustedes proponen está la creación de una figura intermediaria como se hace en Francia. ¿Cómo sería?

-Francia estaba en un plazo de pago de 61 días y, gracias a la mediación, los tribunales de comercio y otras vías extrajudiciales, han recortado a 48 días. Si eso funciona es porque se han hecho cosas bien. Exigimos que se ponga un régimen sancionador y que haya labores de mediación que permitan un cobro ágil y rápido.

-Una directiva europea obliga a las administraciones a pagar en un plazo de 40 días en 2012 y de 30 días en 2013. ¿Cree que se va a cumplir?

-Eso ya lo dice la ley, pero se va a tener que exigir de forma mucho más contundente. Siempre habrá gente con excusas de mal pagador, pero si España no es contundente en exigir que el que pida algo lo pague no habremos entrado en el siglo XXI y estaremos perdiendo una oportunidad histórica. No puede ser que los ayuntamientos o las comunidades autónomas no se endeuden con la banca y sí lo hagan con los proveedores y luego no les paguen. Así le hacemos el peor favor que se puede al país.

-Lo que no tiene sentido es que se contraten obras o servicios sin dinero para pagarlas.

-Se han sacado unas líneas ICO encaminadas a solucionar este problema y que las Administraciones paguen sus deudas con los proveedores. O se hace así o tenemos un problema muy gordo.

-¿Qué zonas son las más afectadas por la morosidad en España?

-Andalucía y la Comunidad Valenciana tienen verdaderos problemas de pago. Por provincias la situación varía. El Ayuntamiento de Barcelona, por ejemplo, paga en 52 días y el de Madrid llega hasta dos años. En líneas generales hemos pasado de un 5% de impago, no de demora, al 7%. En Europa la media es del 2,5%. Eso es un drama porque va directo al margen de la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios