España pierde fuerza como emisor de turistas por la crisis

  • El gasto del mercado nacional cae desde 2007, hasta alcanzar los 12.400 millones el año pasado

España, que en los años de bonanza económica adquirió importancia como mercado emisor de turistas, ha perdido fuelle por la crisis y los españoles han reducido el presupuesto destinado al viaje tanto dentro como fuera del país.

Los españoles duplicaron el volumen de viajes al extranjero entre 2000 y 2006, lo que refleja el incremento de su gasto turístico fuera de España, que pasó de 6.500 millones de euros a 13.300 millones, produciéndose un salto muy brusco entre 2004, con 9.800 millones, y 2006.

La cifra récord se alcanzó en 2007, con 14.400 millones de euros, lo que llevó a España al duodécimo puesto en el ranking mundial de los principales mercados emisores de turistas, y al undécimo en 2008, pese a un ligero descenso, hasta los 13.800 millones, de acuerdo con datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

En los años posteriores, el gasto turístico de los españoles se movió en niveles similares a 2005, con 12.100 millones de euros en 2009 y 12.700 millones en 2010, cediendo cinco puestos, hasta la decimosexta posición.

A falta aún de datos cerrados de 2011, la previsión es de un retroceso del 2,4 % respecto al año anterior, hasta unos 12.400 millones.

Algunos de los destinos internacionales presentes en Fitur confirman esta tendencia del mercado emisor español que, en gran parte, se debe más a la reducción del gasto en el destino que al descenso en el número de viajeros.

La directora de la Oficina Nacional de Turismo de Polonia, Agata Witoslawska, explica que, desde hace dos años, los españoles (que llegaron a ser el segundo mercado emisor con mayor gasto en Polonia con 110 euros diarios), han reducido su estancia y optan por alojamientos más baratos, aunque las llegadas se han mantenido en unos 150.000 visitantes al año.

También la vecina República Checa espera volver este año a la cifra récord de 250.000 turistas españoles del 2007, ya que Praga es de mucho éxito entre los españoles por ser accesible económicamente y por contar con buenas conexiones aéreas desde España.

También ha quedado patente en Fitur la resistencia de los españoles a viajar a Japón tras el terremoto del pasado 11 de marzo, el posterior tsunami y el accidente nuclear en la central de Fukushima, frente a una progresiva recuperación del resto de los emisores del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios