Estudiantes y embajadores del español

  • El turismo idiomático crece con el auge de visitas a la ciudad Los Baños del Carmen acogieron ayer una fiesta a la que asistieron más de 1.000 alumnos

El alcalde, Francisco de la Torre, enalteció ayer por la mañana las bondades de Málaga ante una audiencia compuesta principalmente por estudiantes extranjeros que están aprendiendo español. La Sala de los Espejos del Ayuntamiento fue el escenario escogido por el Área de Turismo para presentar un nuevo vídeo promocional que "venderá" la costa del sol como destino de turismo idiomático, mostrando las bondades y la infraestructura de la que dispone para convertirse en líder del segmento. También se presentó, como parte del programa encargado de hacer crecer este sector, el evento que se celebró ayer por la noche en el Balneario de los Baños del Carmen. "Eñe, la gran fiesta del idioma", reunió a más de 1.000 estudiantes extranjeros que pudieron empaparse de Málaga y sus costumbres, para poder ejercer de embajadores de la ciudad en sus lugares de origen.

En la presentación del vídeo y de la fiesta, De la Torre estuvo acompañado por el director de los Cursos de Español para Extranjeros de la Universidad de Málaga, Gaspar Garrote, y la presidenta de la Asociación de Centros de Español de Málaga, María Dolores Arróspide, quienes también se dirigieron a los estudiantes allí presentes para explicar por qué Málaga puede hacer que su experiencia sea mejor que la de cualquiera. "En Málaga se aprende español mejor que en ningún otro sitio, estoy seguro", comentó de la Torre, y añadió que "cuando se está feliz y a gusto, se aprende más fácilmente". De la Torre, así como Garrote y Arróspide se mostraron ilusionados por poder presentar esta nueva herramienta de marketing turístico, e instaron a los jóvenes allí presentes a que fuesen a la fiesta, ya que en ella podrían "conocer un poco mejor la ciudad, y además pasarlo bien", recomendó de la Torre.

Según datos publicados en el Estudio de Competitividad Turística de los Destinos Urbanos Españoles, elaborado por Exceltur a través de la información proporcionada por el Instituto Cervantes y la Fundación Universidad, Málaga es el cuarto destino en este segmento del turismo idiomático, por detrás de Salamanca, Barcelona y Madrid. El objetivo de este plan es posicionarse por delante de las otras tres ciudades, ya que "a pesar de ser la ciudad de los museos, las vacaciones con inmersión lingüística son todavía un terreno inexplorado que se puede mejorar", dijo Garrote.

Cada año, más de 13.000 estudiantes escogen la ciudad como lugar en el que aprender el idioma. El español, según datos publicados recientemente por el Instituto Cervantes, es hablado por vía materna por casi 470 millones de personas. Si a este dato se le suman aquellas personas que dominan el idioma a nivel nativo, los de nivel medio y estudiantes de lengua extranjera, la cifra alcanza los 548 millones. Estos datos convierten al español en la segunda lengua materna, después del chino. Dicho crecimiento sitúa a la lengua de Cervantes como un elemento de interés en la formación de las nuevas generaciones, y Málaga es consciente de ello. La estrategia para ser el referente en acogida de estudiantes del Ayuntamiento pasa por convertir a los que ya están a quien "prescriptores" de la ciudad en cualquier lugar al que vayan.

Según las datos aportados por el Área de Turismo, el abanico de nacionalidades que confluye en Málaga es muy amplio. Los alemanes constituyen el 21% del total de los alumnos en la capital. Son seguidos por los austríacos que representan un 11%, y por los daneses, cuyas visitas suponen un 10%. Norteamericanos y británicos poseen el mismo porcentaje de alumnos, el 6%, los italianos un 5%, franceses y holandeses un 4%, y chinos, noruegos, suizos y rusos se equiparan igualmente en torno a un 3%. Málaga es un cruce de caminos, en todos los sentidos y en todos los idiomas, para todos los públicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios