Exhuman cinco víctimas de la Guerra Civil en Alfarnatejo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, en colaboración con el Ayuntamiento de Alfarnatejo, ha llevado a cabo la primera exhumación de víctimas de la Guerra Civil en la Axarquía. En ella se han encontrado los cuerpos de tres fusilados por las tropas fascistas y de otras dos personas que murieron a manos de los milicianos. Esta circunstancia puede convertir al municipio, según Miguel Alba, coordinador del colectivo en la comarca, en el primero de España donde se haya tomado la determinación de exhumar fusilados de los dos bandos contendientes.

La decisión ha corrido a cargo del alcalde, el socialista Antonio Benítez, quien tenía conocimiento del enterramiento de otras dos personas en las inmediaciones del cementerio. "Sabía, por comentarios de los vecinos, que había dos personas en una fosa pertenecientes al bando nacional, por eso cuando se iniciaron los trabajos para exhumar los cuerpos de tres fusilados por las tropas fascistas pedí que también lo hicieran con las víctimas del otro bando", aclaró. Además, aseguró que es posible que haya también enterrados dos maquis asesinados en el año 1949.

Los trabajos comenzaron en junio, tras diez años de trámites por parte del Ayuntamiento. Las labores se impulsaron después de que el sobrino de una de las personas halladas advirtiera de que su tío podría estar enterrado en una fosa próxima al camposanto. Antes de las excavaciones, la asociación documentó el fallecimiento de estas tres personas a manos del bando nacional, que, según Miguel Alba, fueron asesinados entre febrero y marzo de 1937, a los pocos días de llegar las tropas.

Dos carabineros, de 19 y 52 años fueron detenidos, según consta en el acta de defunción, en Colmenar, municipio desde el que fueron trasladados en un camión a medianoche hacia Venta de Alfarnate. El joven de 19 años vendía quincalla, metales de poco valor, por la comarca. "No se sabe por qué los mataron porque ninguno de ellos tenía relaciones con la política", apuntó. "Ha sido muy complicado porque todo ha sido de oídas", expuso, al tiempo que precisó que si bien se esperan las pruebas de ADN, "todo apunta a que son ellos".

Sobre los asesinados por milicianos, cuyos cuerpos todavía están por identificar, podrían pertenecer a granaderos granadinos fusilados al principio de la Guerra Civil. Estos se encontraban en el exterior del cementerio, mientras que los otros estaban dentro del camposanto en la ampliación que se llevó a cabo en la década de los 50.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios