Exigentes requisitos de calidad para los campos de golf que quieran viviendas

  • La Junta publica el decreto que elimina la opción del uso residencial en estas instalaciones · Sólo estará permitida la construcción en los proyectos denominados de interés turístico, sometidos a un rígido examen

Los promotores de campos de golf que quieran construir viviendas lo tienen ahora mucho más complicado. Pero no imposible. En el nuevo decreto que la Junta de Andalucía publicó a través del BOJA el miércoles y que entró en vigor justo en el Día de Andaucía, deja un espacio abierto al uso residencial a través de la figura del campo de golf de Interés Turístico. Pero los requisitos para ello son duros y exigen la excelencia en la calidad en todos los aspectos del proyecto, que en último caso aprobará el Consejo de Gobierno de la administración autonómica.

Lo principal es cumplir las condiciones generales de los campos de golf (las principales están indicadas en el destacado debajo de esta información), pero también tener un recorrido de, al menos, 18 hoyos y una longitud de más de 6.000 metros o una superficie mínima de 70 hectáreas. La distancia entre el eje de cada calle y la más próxima debe ser de 60 metros y de 90 metros hasta cualquier edificación. La Junta también establece que un 20 por ciento de la superficie debe tener especies vegetales autóctonas de bajo consumo hídrico, una estación metereológica de control y que los lagos conectados con el sistema de riego tengan una capacidad de almacenamiento de agua no inferior a los cien mil metros cúbicos.

Pero eso es sólo el principio. A partir de ahí, el gobierno autonómico empieza a concretar una serie de aspectos a cumplir por las instalaciones, como por ejemplo la obligatoriedad de obtener la certificación de calidad ISO 9000 en los tres primeros años de vida del campo de golf así como un sistema de gestión ambiental de acuerdo con la norma ISO 14000 en el mismo periodo. Además, el decreto establece un aparcamiento mínimo de 100 vehículos, que la mayoría de derechos de juego no estén sujetos a ser socio del club y un calendario y horario de juego compatibles con la orientación turística del campo.

Otro de los aspectos que más priman en el texto que regula los campos de golf para su declaración de Interés Turístico es el de las acciones de sostenibilidad porque "debe aportar valores basados en el principio de desarrollo sostenible", según recoge el documento. Así, el proyecto debe recuperar y mejorar la calidad ambiental de los terrenos en los que se instale, revitalizar los elementos naturales o culturales de la zona, incorporar tecnologías para la eficiencia energética, aplicar medidas para disminuir la emisión de gases contaminantes o mejorar el acceso público del patrimonio territorial.

Por último, la Junta de Andalucía exige en el Decreto que todos los criterios mencionados se mantengan en el transcurso del tiempo y establece que los campos de golf ya existentes pueden solicitar la declaración de Interés Turístico, lo que no comportará alteración sobre la estructura del campo ni los usos existentes en el mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios