Explota de madrugada un restaurante en Benalmádena

  • El local estaba cerrado y no hubo heridos · La Policía Nacional investiga los hechos y se apunta a una detonación de butano

Un nuevo suceso volvió a conmocionar ayer a Benalmádena. Al parecer una explosión de gas butano pudo ser la causa de los destrozos producidos en el restaurante Rincón del Mar, situado en la costa, aunque sólo se tuvieron que lamentar daños materiales.

Los hechos sucedieron poco después de las cuatro y media de la madrugada cuando un particular alertó al servicio de emergencias 112 del humo que salía del establecimiento, situado en el Paseo Marítimo y a escasos metros del hotel Sunset Beach, el cual en esos momentos se encontraba cerrado. De inmediato se trasladaron al lugar de los hechos patrullas de la Policía Nacional de la Comisaría Torremolinos-Benalmádena, Policía Local, sanitarios del 061 y Bomberos. El jefe de Bomberos de Benalmádena, David Bañasco, explicó que una dotación se encargó de apagar algunos rescoldos que había en la zona. Asimismo, detalló que los principales destrozos se habían producido en la estructura del edificio, como es el caso de tabiques, marcos y de la pérgola de madera que se encontraba en la terraza, además de otros daños materiales, como por ejemplo el cierre metálico del establecimiento.

Los vecinos del restaurante, que se encuentra situado en los bajos de un bloque de apartamentos, se mostraron a la mañana siguientes consternados por el suceso, ya que aseguraron que sólo escucharon algunos ruidos, aunque no los atribuyeron a una explosión.

Según informaron fuentes policiales, se baraja la posibilidad de que el fuego pudiera haber sido "intencionado", por lo que se está llevando a cabo una investigación para determinar si una explosión de gas butano pudo provocar el siniestro. A la mañana siguiente se trasladaron al lugar agentes de la Policía Científica que recopilaron pruebas para determinar el origen, además de precintar la zona para que no sucedieran nuevos accidentes. Por el momento la investigación sigue abierta.

Pero este no es el único incidente que ha sucedido en Benalmádena en los últimos días. El pasado jueves un incendio en la zona norte de la autovía se saldó con la quema de 1,7 hectáreas de monte bajo, en concreto en las cercanías de la Reserva del Higuerón. Las primeras investigaciones apuntan a que una chispa a pie de carretera puso ser la causa del incendio, que se saldó sin daños personales.

Paralelamente el alcalde de la localidad, Enrique Moya, advirtió que los conatos de incendios que se están produciendo en las inmediaciones de la Avenida del Cantábrico en los dos últimos meses pueden ser intencionados. Moya explicó que el jueves por la mañana, y de forma simultánea al incidente de la sierra, los Bomberos recibieron el aviso sobre una parcela que estaba ardiendo en esta vía, cercana a la depuradora de Arroyo de la Miel, aunque las llamas fueron controladas en pocos minutos.

En total, se han producido cuatro incendios de pequeñas dimensiones en ese punto del municipio y todos ellos responden a causas "no naturales". Por ello, el regidor anunció que se están realizando investigaciones para determinar la identidad de los posibles autores, puesto que el hecho de que exista algo de vegetación seca en la avenida "no justifica que se produzcan tantos incidentes y en un tiempo tan reducido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios