Farmacéuticos detectivescos

  • El colectivo relaciona el aumento de detenciones de atracadores con los cursos que recibieron de la Policía · "Ahora nos fijamos en todos los detalles", aseguran

Un simple pendiente, el modelo de un reloj o la placa de una matrícula. Cualquier mínimo detalle puede ser decisivo para esclarecer la autoría de un robo. Ésa fue una de las consignas que los farmacéuticos recibieron por parte de la Policía Nacional durante los cursos que recibieron el año pasado ante la oleada de atracos que sufrieron. Meses después comienzan a ver los resultados. Para el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Javier Tudela, el aumento de detenciones de atracadores experimentado en las últimas semanas, detalle confirmado desde la Policía, está estrechamente relacionado con los cursos que recibieron.

"Además de que en los últimos meses hemos notado una mayor presencia policial en las calles, está claro que los consejos que nos dieron los agentes de la Policía están dando resultados. El personal se encuentra mucho más instruido y ahora nos mostramos mucho más observadores que antes. Los detalles pueden ser decisivos para que la Policía pueda arrestar al autor de un atraco", asegura Tudela.

"No es que nos hayamos vueltos policías, ni muchos menos, pero sí algo más detectivescos", asegura un farmacéutico de la barriada de Huelin , uno de los puntos en los que se han cometido más robos en las farmacias en las últimas semanas. No obstante, los farmacéuticos no creen que en los últimos meses se haya registrado un repute en el número de atracos. "La situación está ahora un tanto normalizada. Sí es cierto que durante la pasada Navidad se produjo un incremento en el número de robos, pero a partir del periodo comprendido entre febrero y marzo la cifra se estabilizó", mantiene Tudela.

Por otra parte, el máximo representante de los farmacéuticos malagueños puso de relieve que el Colegio se está personando como acusación particular en este tipo de casos. Desde el año se ha presentado personalmente como acusación en una veintena de juicios "En todos las situaciones nos dieron la razón", asegura Tudela, que se congratula de la "estrecha colaboración" que mantienen tanto con los agentes de la Policía Nacional como la Local.

En cuanto al perfil del atracador, los farmacéuticos aseguran que la mayoría comete estos robos para obtener fármacos para consumo propio. Lo más habitual es que se traten de drogadictos que necesitan psicotrópicos como sucedáneos a los estupefacientes o enamorados de sus cuerpos que consumen esteroides para ganar masa muscular. En la mayoría de las situaciones, según apuntan desde la Policía, aprovechan un descuido de algún facultativo para arrebatarle un talonario de reservas o su sello con los que falsificar posteriormente la prescripción.

Precisamente, hace dos semanas la Policía Nacional detuvo a un joven de 35 años en la zona de Ciudad Jardín como presunto autor de dos atracos a farmacias situadas en el barrio de Huelin. La investigación comenzó a raíz de una denuncia por un robo con violencia en una botica de calle La Hoz, durante el mediodía del pasado 24 de agosto, en la que el presunto autor sustrajo 1.200 euros de la caja registradora empuñando un arma blanca. Para dificultar su identificación el individuo ocultaba su rostro con una gorra negra, según explicó la Policía Nacional, que además, apuntó que al joven se le imputaba otro asalto a una farmacia de la calle Mendoza en el que utilizó un machete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios