Sin fondos Feder para acabar con la suciedad de las playas en la capital

  • Un proyecto de Emasa para construir cuatro emisarios carece de financiación

Comentarios 1

La Empresa Municipal de Aguas de Málaga (Emasa) no podrá hacer realidad el proyecto que hace dos años elaboró para poner fin a las molestas natas que cada verano ensucian las playas. Era de una de las propuestas que el Ayuntamiento de la capital había incluido en el listado de actuaciones que se pretendía que fuera financiado con fondos europeos Feder y que se ha quedado fuera de las prioridades de la Junta de Andalucía.

La idea era construir cuatro nuevos emisarios submarinos en varios puntos del litoral para evitar que los vertidos se produjeran directamente en la arena. En realidad, se trataba de dos proyectos que incluían dos emisarios cada uno de ellos para ambos extremos de la ciudad y que contarían además con un colector y una estación que filtraría cualquier residuo sólido como bolsas de plástico, compresas o pañales antes de verter las aguas al mar.

Cada una de las actuaciones costaría unos 7 millones de euros, es decir, un total de 14 millones de euros que obtuvo el visto bueno del Gobierno autonómico en una reunión mantenida hace dos años entre responsables de Emasa y el entonces delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Marcos, que estuvo acompañado por Antonio Rodríguez Leal, que en ese momento era el director general de la Cuenca Mediterránea Andaluza.

Pero desde entonces no se ha sabido nada. Tras el anuncio de la Junta de Andalucía hace casi dos años de que ninguno de los proyectos propuestos por la capital obtendrían fondos europeos, ninguno de sus responsables políticos ha vuelto a mencionar el asunto. Y eso, a pesar de que el Ayuntamiento le ha enviado una copia del proyecto tanto a la nueva delegada del Gobierno autonómico en la provincia, María Gámez, como a la delegada provincial de Medio Ambiente, Remedios Martel. Los proyectos, que fueron aprobados por el consejo de administración de la empresa municipal el 29 de febrero de 2008, preveían construir dos emisarios en la zona de La Misericordia y otros dos que discurrirían por la calle Pacífico y el arroyo Jaboneros.

Su función sería la de recoger las aguas residuales y fluviales de los 15 aliviaderos que actualmente vierten directamente sobre la arena de las playas de estas zonas. Si se construyeran permitirían reducir de forma considerable la suciedad de las playas, ya que la salida de los emisarios estaría situada a 800 metros de distancia de la costa y a 30 metros bajo el mar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios