El ganadero Fidel San Román confiesa que pagó 3 millones en sobornos a Roca

  • El empresario relata que el exasesor de urbanismo lo puso entre la espada y la pared negándole permisos de primera ocupación a una urbanización que había comenzado a construir años antes

El promotor y ganadero Fidel San Román confesó ayer que entregó un soborno de tres millones de euros a Juan Antonio Roca. El empresario, acusado de blanqueo y cohecho en el caso Malaya, explicó que construía 15 bloques con 840 viviendas en Marbella y cuando 50 ó 60 pisos estaban listos para entregárselos a sus compradores el Ayuntamiento se negaba a darle la licencia de primera ocupación.

San Román dibujó un escenario modélico de extorsión: durante años construyó la urbanización La Dama de Noche sin que nadie le parara las obras ni le pusiera ninguna pega, ejecutó una inversión millonaria y cuando ya sólo le faltaba que el Ayuntamiento estampara la firma en el último documento, imprescindible para contratar la luz y el agua, " le dijeron al gerente que hacía falta dinero y que si no la obra no andaba". "¿Qué hago? O me cuelgo de la soga o tengo que acceder a pagar dinero".

Entre febrero y diciembre de 2005 realizó siete pagos a Roca que sumaban 3.084.000 euros. Era, según su declaración, "dinero blanco" que salía de sus cuentas y que entregaba en metálico. Jamás recibió factura ni documento acreditativo alguno. El empresario indicó que Roca hizo alusión a que esas aportaciones eran para el Ayuntamiento, pero también insinuó la escasa credibilidad que le dio a esa explicación.

Esta confesión del acusado sacude sin piedad la versión de Juan Antonio Roca. Durante el juicio ha declarado que San Román le había entregado un millón de euros porque le hizo un informe sobre el potencial urbanístico de unos suelos. El promotor, en cambio, aseguró que jamás le encargó a Roca asesoría alguna sobre nada. También esta es la primera vez en la vista oral que un procesado admite delitos sin que medie un pacto previo con la Fiscalía.

San Román reconoció por primera vez la existencia de los sobornos el 17 de julio de 2006, durante su segunda declaración ante el juez de instrucción del caso Malaya, Miguel Ángel Torres. Cuando fue detenido negó el pago de los sobornos. El magistrado ordenó el 1 de julio de 2006 su ingreso en prisión, pero pasados unos días pidió volver a declarar. Entonces confesó el cohecho y obtuvo la libertad bajo fianza de 500.000 euros. Sin embargo, jamás ha admitido que pagara cantidad alguna por obtener permiso para el proyecto de ejecución de dos bloques, por convenios o para lograr que le cambiaran las condiciones de otra parcela ni que contribuyera a blanquear fondos del exasesor de urbanismo de Marbella, tal y como sostiene la Fiscalía Anticorrupción. Tampoco acepta que pagara cuatro millones como afirma la Fiscalía.

San Román compró en 2000 los suelos de la urbanización La Dama de Noche por 36 millones de euros. La vendedora fue Eka 620. A preguntas del fiscal el promotor insistió ayer que en aquel momento no sabía que Eka era una sociedad de Juan Antonio Roca y, mucho menos, que esa misma entidad hubiera comprado los terrenos sólo cuatro meses antes por ocho millones de euros. Explicó que la operación la negoció su gerente con el abogado Manuel Sánchez Zubizarreta, que era el administrador de Eka 2000.

La urbanización se levantó al amparo de las licencias que le expidió el Ayuntamiento basándose en un plan de ordenación urbana que el GIL trató de sacar adelante en 1998 pero que nunca fue de aplicación. No obstante, aunque los bloques se construyeron sobre suelo en parte no programado y en parte de uso hotelero, el plan general de ordenación urbana de 2010 ha legalizado las 840 viviendas.

Fidel San Román también negó que estuviera al tanto de que el exasesor de urbanismo de Marbella estuviera detrás de otras dos compras de suelos que procedían de aprovechamientos urbanísticos entregados por promotores al municipio. En 2005 adquirió dos fincas en la zona conocida como Los Verdiales Norte a las sociedades Masdevallía y Lipizzar. El promotor subrayó que entonces ni siquiera sospechó que ambas entidades, administradas por abogados, fueran de Roca. Es más se quejó de pagó por ellas cerca de 10 millones de euros y ahora no tiene nada, porque todas sus propiedades de Marbella, salvo La Dama de Noche, han sido catalogadas como suelo verde o equipamiento en el actual plan general de ordenación urbana.

Finalmente, el empresario le compró al Ayuntamiento los aprovechamientos urbanísticos que debía entregarle por el desarrollo de la finca Huerta de los Casimiros y en 2005 suscribió un convenio con el Ayuntamiento de Marbella que le permitía aumentar el techo edificable desde los 5.000 metros a 19.000. El promotor acordó pagar al municipio 6,1 millones, de los que entregó cuatro, mientras los restantes quedaban aplazados a que el convenio se incluyera en el PGOU, lo que nunca sucedió ni sucederá porque esta superficie es ahora suelo verde.

Fidel San Román pretende que el Ayuntamiento de Marbella le reintegre ahora esos cuatro millones de euros. "Compré humo", dijo ayer, para añadir que espera que "el Ayuntamiento tenga a bien devolverle el dinero".

El ganadero y promotor respondió ayer las preguntas que le formuló la Fiscalía Anticorrupción, el abogado del Ayuntamiento de Marbella y el letrado de la Junta de Andalucía, además de su defensa. Sin embargo, declinó dar explicaciones a los abogados del resto de los procesados alegando que se encontraba cansado. La defensa de Juan Antonio Roca quiso que constaran en el acta las preguntas que quería realizar, entre ellas si San Román ha admitido la existencia de esos sobornos "porque sale más barato reconocer un cohecho que la existencia de negocios con el señor Roca".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios