La Fiscalía crea una sección de criminalidad informática

  • La Policía Nacional y la Guardia Civil abrieron el año pasado en Málaga cerca de 300 atestados por delitos relacionados con internet, de ellos el 70% fueron fraudes

124

Los nuevos tipos delictivos surgidos al amparo de las tecnologías han obligado a la Fiscalía a crear una sección especializada en crímenes informáticos que perseguirá desde la pornografía infantil hasta las transacciones fraudulentas a través de internet.

Málaga es, por el momento, una de las primeras provincias del país que cuenta con un Servicio de Criminalidad Informática que estará al cargo del fiscal Jacobo Fernández-Llebrez.

La Policía Nacional y la Guardia Civil iniciaron el año pasado 294 atestados por delitos de tipo informático entre los que tuvieron especial prevalencia las transferencias bancarias fraudulentas a través de la red, conocidas como phishing, con 77 investigaciones ((26%), la compra venta a través de la red, con 73 atestados (24%), y otros fraudes tecnológicos (22%). De los 294 delitos informáticos registrados en 2008, las fuerzas de seguridad del Estado pudieron esclarecer 196. Es decir, de cada centenar de casos 66 son resueltos. En conjunto fueron arrestadas 124 personas.

La pornografía infantil, aunque no es el delito más frecuente en el campo de la criminalidad tecnológica, sí es una de las que genera más impacto, de ahí que el fiscal Fernández-Llebrez hiciera ayer hincapié en la "tolerancia cero" que tendrá la Fiscalía de Málaga. Concretamente, el año pasado la Policía Nacional y la Guardia Civil investigó en Málaga 27 asuntos que generaron en conjunto 43 detenciones.

La mayoría de las personas implicadas en estas causas son hombres que suelen tener un alto grado de conocimientos informáticos y que, en el caso de la pornografía infantil, tienen más de 30 años de edad.

El Servicio de Criminalidad Informática de la Fiscalía de Málaga conjugará la persecución de los delitos con la formación tanto interna como externa.

El fiscal Fernández-Llebrez puso el acento ayer sobre el amplio desconocimiento existente sobre el alcance delictivo de una gran variedad de usos habituales en internet. Desde este punto de vista recordó como, por ejemplo, colgar vídeos o fotografías de terceras personas en los portales de redes sociales (Tuenti, Facebook twitter, o Myspace, entre otras) es un delito, al igual que también lo es colgar en Youtube un vídeo de otras personas. "La privacidad empieza ya a estar bastante limitada", agregó. Además, los adolescentes "no saben que esas imágenes que se cuelgan se pueden grabar y difundir por terceros".

Este desconocimiento de qué se puede o no hacer en la red será atacado fundamentalmente mediante tareas formativas en centros educativos de la provincia, al detectarse que son precisamente los adolescentes un grupo principal de víctimas de la delincuencia informática.

El fiscal también puso el acento en la necesidad de que los padres estén al tanto del uso que los menores hacen de internet pues el 87% se conectan a la red en el domicilio y de ellos la totalidad (86%) carecen de filtros que le impidan el acceso a determinados contenidos como los pornográficos. Tanto es así que, según un informe del Instituto Nacional de Telecomunicaciones (Inteco), el 28% de los menores ha entrado alguna vez en páginas pornográficas y otro 38% ha accedido a contenidos con un alto grado de violencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios