La Fiscalía pide prisión para la presidenta de los polígonos por un siniestro laboral

  • Un obrero falleció hace seis años en unas obras para encauzar aguas pluviales

La Fiscalía de Málaga ha elevado al Juzgado de Instrucción número 2 de Torrox un escrito de acusación por presunto homicidio imprudente y delito contra los derechos de los trabajadores contra los seis responsables de una obra de encauzamiento de aguas pluviales que se desarrollaba en la zona conocida como El Peñoncillo, en Torrox, en la que falleció en abril de 2004 un obrero de 35 años al quedar sepultado por un desprendimiento de rocas cuando trabajaba en una zanja.

Entre los acusados figuran, junto a los encargados y técnicos de la obra, la administradora de la empresa constructora Ielco, Ana María López, actual presidenta de la Asociación de Polígonos de Málaga.

El escrito de acusación del fiscal precisa que el estudio de seguridad y salud preveía la realización de "taludes adecuados a las características del terreno o la entibación de las zanjas de profundidad superior a 1,30 metros". Sin embargo, el encargado de realizar el plan de seguridad, Antonio G., presumiblemente "descuidó el cumplimiento cuidadoso de las obligaciones asumidas y aún cuando contemplaba riesgos por desplome de terrenos no incluyó las acciones concretas que debían realizarse".

El ingeniero Eugenio Q., por su parte, supuestamente "tampoco realizó acto alguno dirigido a evitar la continuación de los trabajos hasta que no se cumpliera el plan de seguridad, mientras que el coordinador de este plan, Antonio V., aprobó el plan de seguridad de la empresa "a pesar de que carecía de indicaciones concretas sobre las medidas que debían observarse en las excavaciones y trabajos en zanjas de saneamiento". Así, después de las lluvias de la Semana Santa de aquel año se reanudaron los trabajos. Según el fiscal, el jefe y el encargado de la obra "sin impartir instrucciones" para que se entibara la zanja o se realizaran taludes que evitaran desprendimientos, supuestamente permitieron que el fallecido y su hermano comenzaran a trabajar en su interior.

Hacia las 17:50 de la tarde, cuando la víctima nivelaba el terreno en un tramo "de 3,30 metros de profundidad por uno de ancho, se produjo un ahuecamiento lateral derecho del talud" que ocasionó un desprendimiento de rocas que "primero lo golpearon y después lo dejaron sepultado", según el escrito de acusación de la Fiscalía.

El fiscal atribuye a los acusados un delito de homicidio imprudente por el que les pide 18 meses de prisión, así como otro contra los derechos de los trabajadores por el que les reclama 12 meses más y una multa de nueve meses a 30 euros diarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios