La Fiscalía solicita 15 años de prisión por asesinar a un vecino tras una discusión

Un hombre se enfrentará a una petición fiscal de quince años de cárcel por matar presuntamente a un vecino tras una discusión en el rellano de una vivienda ubicada en la Plaza de La Biznaga en Málaga capital.

El procesado, de 48 años, se encuentra en prisión provisional por estos hechos desde el 22 de marzo del 2012 y está acusado de un delito de homicidio, según el escrito acusatorio al que ha tenido acceso Efe.

El 19 de marzo del 2012 el acusado al salir de su domicilio se encontró con su vecino, S.J.H., de 30 años, que llegaba a su vivienda pero al encontrarse iniciaron una discusión verbal.

En un determinado momento, el acusado accedió a su domicilio y cogió un cuchillo de 23 centímetros de largo a la vez que le decía a su vecino, con el que tenía mala relación, que le iba a pinchar.

Acto seguido, la víctima se introdujo en su domicilio ante los requerimientos de su esposa mientras que el acusado "lejos de deponer su actitud" continuó gritando y diciendo a su vecino que saliera.

A consecuencia de los gritos, el hijo de la víctima, de 5 años, comenzó a llorar por lo que éste le recriminó lo que le estaba haciendo a su pequeño y le alentó a que saliera.

Ante tal actitud, el acusado salió del domicilio y se inició una nueva discusión entre ambos, en la que llegaron a la manos pero sin causarse lesiones, momento en el que el acusado "con clara intención de matar" a su vecino y delante de los hijos menores de ambos sacó de forma sorpresiva el cuchillo de la parte trasera del pantalón.

El acusado le asestó un total de cinco puñaladas, tres, se las clavó en el tórax y dos en la pierna, mientras le decía "te voy a matar, te voy a matar".

Tras recibir las puñaladas el vecino intentó acceder a su domicilio para pedir ayuda desde la ventana, pero se desplomó al puerta, momento en el que acudieron varios amigos a socorrerlo.

Las heridas le causaron un choque hipovolémico que le provocó la muerte una hora mas tarde, siempre según la versión de ministerio público.

El acusado después de agredirlo se marchó hacia la calle, aunque volvió instantes después a por sus gafas y le dijo a las personas que estaban auxiliando a la víctima, que se lo había buscado, mientras limpiaba el cuchillo.

Una vez en la calle, fue increpado y golpeado por varios vecinos que lo retuvieron hasta la llegada de la Policía, que lo detuvo y le intervinieron el mencionado cuchillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios