Fomento dice que los fallos del AVE no se solucionarán antes de 15 días

  • Magdalena Álvarez informa de que en ese plazo la empresa Siemens cambiará el dispositivo que llevan los trenes para traducir el sistema de señalización de la línea entre Córdoba y Madrid · La ministra resta importancia a las demoras, que en uno de los servicios fue de una hora y 45 minutos

Los problemas informáticos que el pasado miércoles causaron retrasos de hasta una hora y 45 minutos en uno de los servicios del AVE Málaga-Madrid no serán subsanados plenamente hasta dentro de quince días. Ese es el plazo que anunció ayer la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, para solucionar unos errores que, por el momento, sólo han afectado a dos de los 55 trenes que han circulado entre las estaciones María Zambrano y Atocha, pero cuya afección sobre los usuarios es especialmente llamativa.

Álvarez no sólo restó trascendencia a lo sucedido, sino que además consideró que se trata de problemas propios de una infraestructura de esta envergadura, que permite unir la capital de la Costa del Sol con el centro de España en hasta dos horas y media, y en la que se han invertido más de 2.500 millones de euros. "No es nada preocupante", dijo, al tiempo que estimó que una intervención como ésta necesita de un tiempo de adaptación.

En este sentido, explicó que las demoras producidas desde el pasado lunes, cuando entró en funcionamiento el nuevo trazado, se debieron a fallos puntuales en el dispositivo instalado en los trenes para traducir el sistema de señalización con que cuenta la línea AVE Madrid-Sevilla, por lo que realizan gran parte de su recorrido. Esta parte del trazado cuenta con un dispositivo de señalización denominado LZB, mientras que en el resto de la red AVE se implantó el Ertms.

La titular de Fomento informó ayer de que Siemens, que es la empresa que ha desarrollado el sistema de traducción instalado en los trenes de Alta Velocidad, cambiará en quince días el programa software "y no habrá ningún problema". Asimismo, rechazó que incidencias registradas se deban a falta de pruebas de la infraestructura, algo que confirmaron fuentes de la empresa Renfe. Estas fuentes apuntaron que "casi no se puede hablar ni de avería", por cuanto se trata de "una especie de falta de entendimiento de los convertidores". "Se han hecho todas las pruebas del mundo, pero son cosas que pueden pasar", agregaron.

En un intento por restar gravedad a lo sucedido, Álvarez comparó la situación con la que se vivió en su momento tras la inauguración de la terminal T-4 del aeropuerto de Madrid. "Ahora todo el mundo está contento, pero en los primeros días de funcionamiento de una infraestructura de esa complejidad tiene que haber ajustes y fallos inevitables por muchas pruebas que se hagan", manifestó.

Las explicaciones aportadas por la ministra no satisficieron a los responsables del Partido Popular, que llegaron a calificar de "auténtica chapuza" la puesta en servicio del AVE entre Madrid y Málaga. El portavoz popular en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, Andrés Ayala, acusó al PSOE de moverse "exclusivamente" por un interés electoralista y publicitario y achacó lo sucedido en "las prisas y precipitaciones". A su juicio, los últimos trenes AVE se inauguran "como si fueran envueltos en papel de celofán y cuando se tienen que poner en servicio funcionan como el tren de la bruja".

Estos argumentos fueron secundados por el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, quien relacionó los problemas detectados en el AVE Málaga-Madrid a lo que denominó "el efecto Magdalena", según el cual "lo único que importa son las prisas electorales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios