Frente común contra la enfermedad mental

  • Enfermeros y auxiliares del Civil mantienen sesiones con familiares de pacientes ingresados para que sepan afrontar la patología

No es fácil comprender la enfermedad mental y menos saber cómo tratar a un familiar que debuta en una patología de este tipo. La familia suele vivir cada ingreso en el hospital con angustia y ansiedad, pero sobre todo el primero porque ignora qué debe hacer para ayudar a su ser querido. Enfermeros y auxiliares de la Unidad de Hospitalización de Salud Mental del Carlos Haya han puesto en marcha una iniciativa para apoyar a los familiares. Se trata de sesiones en las que les informan y orientan para que sepan cómo afrontar la encrucijada.

Las reuniones pueden ser colectivas o individuales, según la información que solicite la familia. La orientación se centra en la seguridad del paciente, su dieta, su higiene, los cuidados que necesita y la importancia del correcto seguimiento de la medicación. "Las charlas tratan de disminuir la angustia y ansiedad de la familia", indicó ayer el centro sanitario al dar a conocer la iniciativa que se desarrolla por las tardes y que comenzó su andadura este mes de abril. El objetivo de los profesionales es orientar a los familiares e involucrarlos en los cuidados que precisará el paciente cuando sea dado de alta.

Al año, en la Unidad de Hospitalización de Salud Mental -ubicada en el Hospital Civil- ingresan unas 800 personas. La mayoría debido a un trastorno mental grave. De esa cifra, casi un tercio de los pacientes -unos 250- ingresan por primera vez. "Esta situación es la que produce más incertidumbre y desorientación en las familias", indicó ayer el centro sanitario. Los profesionales de enfermería son los que se encargan de resolver las dudas de los familiares, de escuchar sus propuestas, sus expectativas y al mismo tiempo, prepararlos para que sepan cómo actuar tras el alta hospitalaria. "La atención directa de los enfermeros y auxiliares de enfermería con los familiares crea un clima de cordialidad y cercanía entre ambas partes y hace se que viva el ingreso de una forma más normalizada y menos traumática", según el hospital.

Además, este apoyo profesional resulta clave para sepan cómo relacionarse con el enfermo durante el tiempo que dura su ingreso y una vez que se produce el alta hospitalaria. Los profesionales también informan a los allegados sobre los recursos de Salud Mental disponibles en cada caso para que sepan a donde acudir y cómo utilizarlos. En definitiva, se trata de que trabajadores y familiares hagan causa común para una mejor recuperación de los enfermos.

La implicación de las familias en el tratamiento de los pacientes es uno de los objetivos del Plan Integral de Salud Mental de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Según los especialistas en este área asistencial, se estima que cerca de la cuarta parte de las personas sufrirán una patología mental a lo largo de su vida, aunque en este porcentaje se incluyen desde los casos más leves hasta los más graves y desde trastornos adaptativos, de conducta, ansiedad, depresión, anorexia o bulimia hasta esquizofrenia y psicosis.

250

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios