Frigiliana regala su cultura a la calle

  • La quinta edición del Festival de las 3 Culturas se celebra en la villa axárquica desde ayer hasta el domingo .

Que el Festival de las Tres Culturas de Frigiliana se haya colado en casi todas las agendas del verano no es fruto de la casualidad ni del capricho. Es posiblemente, y en tan sólo cinco años, porque ha conseguido la armonía de la cultura y de la fiesta, del saber y del turismo, de las ventas y del arte, de la recuperación de las tradiciones y del refuerzo de los valores. Es la calle latente. Un espacio integrador para jóvenes, niños, mayores, para amantes de la historia, de la diversión o la gastronomía. La villa axárquica y su encanto ponen el resto.

Ayer se abrió una nueva edición del Festival de las Tres Culturas de Frigiliana en cuyas calles no faltarán rincones para escuchar un concierto, acercarse a una conferencia, ver una exposición, pasacalles para los niños, talleres y por supuesto una paseo por su mercado tradicional y por la Ruta de la Tapa.

Y la música este año estará todavía más cerca del público, ya que estará integrada entre sus calles. La Plaza de las Tres Culturas será el centro neurálgico desde las 23:30 con conciertos gratuitos. También habrá recitales en la Plaza de la Iglesia y en la Casa del Apero (en este recinto el precio es de 3 euros). Así, hoy actuará Umeya en el recito sacro a las 20:00. A las 21:30 estará Axabeba en la Casa del Apero y Al Andalus Proyect en la plaza dos horas después. Santa Macairo Orkestar y Coetus actuarán en este mismo lugar, mañana y el domingo, respectivamente. Y en la Casa del Apero, lo harán Eduardo Paniagua y Aquitania, un día después.

Otro de los espectáculos recomendados es el de Historias para hombres y mujeres buenos que tendrá lugar en la Haimaginaria (jaima árabe), que se instala en la plaza del ingenio. El que trae Kiku Mistu a las 22:30, hoy y mañana, está basado en la antigua tradición de las narraciones escenificadas con la técnica de las sombras chinas. Además, el Haimaginaria estará abierta como biblioteca, chill out, sala de lectura, música, o para tomar un té, pastas o shischas, mientras que no haya representación o concierto.

En la calle, la iglesia de Frigiliana, de estilo renacentista y construida en 1676 se transforma como por arte de magia en sinagoga, una mezquita o una gran catedral, todo ello gracias a las proyecciones que aprovechan la forma natural del edificio para transformarla en templos representativos de las tres culturas. El zoco en calle Zacatín, una de las más pintorescas de Frigiliana, da cabida a artesanos trabajando en vivo el esparto, el cuero o un telar. Para los niños, títeres, cuentacuentos o torneos con arco. Los mayores tienen talleres que van desde la bisutería de cristal al mosaico pasando por el de barro terapéutico o danza oriental. Hay actividades de animación  de calle que incluyen pasacalles con música, juegos malabares, faquir o danza del vientre. Forman parte de la cultura integradora que quiere potenciar este festival. La Casa del Apero alberga la exposición bajo el título Mujeres de Andalus, que es una colección propia de la Casa Sefarad. La exposición se puede visitar desde las 10:00 hasta las 23:00 de forma ininterrumpida.

Este año Villa de las Tres Culturas, conocida por la incidencia que la cultura árabe, judía y cristiana ha tenido en sus calles a lo largo de la historia, acoge como conferenciantes a Sebastián de la Obra con la ponencia La huella sefardí, que trabajo nos cuesta reconocerlo y Manuel Pimentel con La huella andalusí. Andalucía fundamento de Blas Infante. Mañana está previsto que presenten la candidatura al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia para los descendientes moriscos andalusíes.

Y para comer, Ruta de la tapa. Once bares de todo el pueblo ofrecen una atractiva oferta, tapa y bebida por 1,50 euros. Si el visitante completa y sella en todos bares el folleto que recibirá en la jaima de información recibirá una camiseta del Festival como obsequio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios