Málaga

El Gobierno admite que Fomento está aplazando los pagos de sus obras

  • "Hay dificultades para este año, por eso se reprograman", dice López Luna, quien reclama colaboración a las empresas

Comentarios 1

"Existen dificultades presupuestarias para este año 2010, efectivamente, por eso se han reprogramado pagos". Con estas palabras, el subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna, trató de resumir el estado en el que se encuentran las infraestructuras impulsadas por el Ministerio de Fomento a nivel nacional y, por ende, en la provincia. Si bien negó que el departamento encabezado por José Blanco haya ordenado la paralización de alguno de sus proyectos, sí admitió la posibilidad de que las empresas adjudicatarias de estas actuaciones opten por ralentizar o parar los trabajos al no tener seguridad de que se les garantice el pago en lo que resta de ejercicio. "No descarto esa situación, eso entra dentro de la lógica", manifestó.

La reacción del representante de la Administración central en la provincia se produjo tras la información publicada por este periódico ayer y relativa a la decisión de constructores de paralizar las obras dependientes de Fomento después de que éste les instase a no enviar ninguna certificación de obra más hasta enero del año que viene. Una información de la que, según el presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de Málaga, José Prado, tuvieron conocimiento tras las reuniones que Fomento ha mantenido con las constructoras.

"Los pagos se van a adecuar a la situación presupuestaria de este año", insistió el subdelegado del Gobierno, quien pidió a las empresas afectadas que busquen "fórmulas para solucionar y superar esta situación". "Pido la colaboración de las empresas", apostilló. De lo que sí dijo tener constancia es de la consulta que ha realizado el Ministerio de Fomento "con todas las empresas a nivel nacional para informarles de esta fórmula de reprogramación de pagos por dificultades presupuestarias para este año", pero no de que las constructoras "vayan a paralizar las obras". "Me consta que están buscando fórmulas para superar esta situación; ellas saben cómo hacerlo y confío en que así sea", apostilló.

Preguntado sobre si esa demanda a la colaboración de las empresas afectadas no supone dejar la responsabilidad última de los proyectos sobre las mismas, dijo: "El ministerio toma la decisión por dificultades de índole presupuestaria a raíz de las medidas de ajuste. Nadie puede dudar del interés del Gobierno en hacer inversiones en la provincia".

Estos detalles suponen una novedad respecto al anuncio realizado hace algunas semanas por Blanco en el Congreso de los Diputados. "El ministerio no ha dado ninguna orden de paralización, lo que es cierto es que el ministro anunció que se iban a reprogramar casi 200 obras, donde sí estaban incluidas las que se están ejecutando en Málaga, con una reprogramación de pagos por dificultades presupuestaria en 2010".

Sin embargo, tras admitir la incidencia que los ajustes pueden tener sobre las grandes proyectos de la provincia, López Luna dijo que intervenciones como la hiperronda, el soterramiento de San Pedro y el acceso sur "no se ven afectadas". "Es posible que, por dificultades de la propia empresa, se vea en alguna dificultad la en el tercer carril de la ronda este", confirmó.

Las explicaciones aportadas por el subdelegado no satisfacen para nada a los empresarios de la construcción, que mantienen su pesimismo ante las acciones emprendidas por Fomento. "Ralentizar los pagos es parar las obras", dijo taxativo el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores en la provincia, José Prado. "Se puede usar el castellano como se quiera, pero la realidad es que Fomento le ha dicho a los contratistas que no pueden certificar hasta primeros de año y como consecuencia de ellos, los contratistas cierran las obras", añadió.

En la misma línea, la gerente del colectivo, Violeta Aragón, tildó la situación de "dramática". "Las empresas están preocupadísimas porque se quedan sin trabajo", expuso, al tiempo que apuntó algunas de estas firmas pudieron refinanciar sus deudas bancarias aportando como aval los contratos y los ingresos comprometidos por el Gobierno. "Ahora los bancos están llamando para ver cómo se arregla ese tema", comentó.

Según Aragón, la primera pieza de las grandes obras en situación de parálisis es el tercer carril de la ronda este, que apenas cuenta con "200.000 euros para todo el año que viene", lo que hace inviable la culminación de los trabajos en 2011. "En el soterramiento de San Pedro pasa tres cuartos de lo mismo, lo que se traduce en despidos, y en la hiperronda, hay dos tramos parados, y podemos hablar de una larga distancia antes de que estén terminados", expuso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios