El Gobierno denuncia la "inacción" de la Junta con las canteras

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, mostró ayer su "profunda preocupación ante la falta de respuesta" de la Junta de Andalucía, responsable de los planes de voladura en la explotación de canteras, "lo que va a provocar la parálisis de la actividad y que más de 45.000 familias vayan directamente al paro". Briones, junto al jefe del Área de Industria y Energía de Málaga y Granada, José Luis Ruiz Guirao, recibió ayer a las asociaciones de propietarios de canteras y constructores y promotores de Málaga, así como a representantes de UGT y CCOO, que habían previsto que a dicha reunión acudiera algún responsable del Gobierno autonómico, lo cual no ha sucedido.

Según trasladaron al subdelegado, "la Junta se ha limitado a decir que habrá dos funcionarios más en el servicio de Minas de Málaga, pero es imposible tramitar todas las solicitudes". Así, indicaron que para que la Subdelegación del Gobierno autorice el uso de los explosivos, se requiere la aprobación previa y preceptiva de los planes de voladura por parte del Ejecutivo andaluz. Briones recordó "que debe haber una resolución expresa al respecto, y no sirve en este caso el silencio administrativo de la Junta".

Asegura que el paro de la actividad puede afectar a unas 45.000 personas

Todos los presentes expresaron su preocupación ante el hecho de que el sector de la minería y la construcción "van a sufrir una parálisis precisamente en un momento de auge y recuperación económica, y ello va a afectar de manera directa a 45.000 familias, y de forma indirecta a miles de personas ligadas a sectores como el inmobiliario o el de la seguridad", dijo Briones.

"La Junta es responsable de paralizar la actividad industrial de la provincia", denunció, exigiendo la "inmediata resolución de las autorizaciones de los planes de voladuras en las canteras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios