El Gobierno licita la desaladora de Mijas por 69 millones de euros

  • La planta tendrá capacidad para generar 20 hectómetros cúbicos de agua al año

El Gobierno central, a través del organismo Aguas de la Cuenca Mediterránea (Acuamed), dio ayer el impulso definitivo para que en breve sean contratadas los trabajos de construcción de la plata desaladora de Mijas-Fuengirola, la segunda de la que dispondrá la provincia de Málaga. El consejo de administración de este ente, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, autorizó en su reunión de ayer sacar a licitación el contrato de ejecución de estas instalaciones por un precio de salida de 68,7 millones de euros. Este avance será ratficado en unos días con el anuncio el concurso en el Boletín Oficial del Estado (BOE), trámite que abrirá el plazo para la presentación de ofertas.

Fuentes de la Administración central indicaron ayer que una vez sea adjudicada esta actuación, la construcción de la desaladora podría tener su inicio a mediados o finales del presente ejercicio, estando prevista su puesta en servicio para 2010. No obstante, no se descarta que las instalaciones puedan empezar a funcionar a modode prácticas antes de esa fecha.

Esta planta se localizará sobre una parcela de unos 20.000 metros cuadrados en Mijas, junto a la depuradora de aguas residuales de Cerro del Águila. El equipamiento dispondrá de entre ocho y diez líneas de tratamiento, lo que garantizará una capacidad de hasta 20 hectómetros cúbicos anuales, cantidad semejante a la que produce en estos momentos la planta instalada en Marbella y que funciona desde 2005. La suma de ambas instalaciones garantizará el abastecimiento de agua de la Costa del Sol a medio plazo.

Pero para que la desaladora de Mijas pueda actuar deberá disponer, previamente, de un sistema de canalizaciones que quedará localizado en el río Fuengirola y a través del cual se tomará el agua del mar para su tratamiento. El líquido salino será depurado en amplio dispositivo de filtración del que dispondrá esta planta y que permitirá eliminar la salmuera.

No parece que la de Mijas-Fuengirola sea la última desaladora que se construya en la provincia, puesto que el efecto de la sequía por cuarto año consecutivo hace que algunas administraciones, como la Junta, aludan a la necesidad de ejecutar otras dos instalaciones en la desembocadura del Guadalhorce y en la zona oriental de la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios