El Gobierno movilizará al Ejército para prevenir atentados terroristas en el AVE

  • Defensa podría desplegar hasta 400 efectivos para la seguridad de las líneas de alta velocidad entre Córdoba, Málaga, Sevilla y Madrid · El plan se activa por tercera vez desde los atentados del 11-M

Militares de la base cordobesa de Cerro Muriano -así como de otros destacamentos- volverán a vigilar las vías del tren de alta velocidad para prevenir atentados terroristas en una de las infraestructuras de comunicaciones más sensibles del país, según confirmó ayer a este diario el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Jesús María Ruiz. Los efectivos, según otras fuentes consultadas, empezarán a desplegarse por la y que conforman las líneas ferroviarias que se unen en Córdoba procedentes de Málaga y Sevilla con destino a Madrid. Se trata de un esfuerzo logístico de relevancia ya que, por primera vez, se va a someter a una vigilancia intensiva por parte de efectivos militares de la recién inaugurada línea Córdoba-Málaga. Las fuentes apuntaron que el despliegue consiste en una distribución de efectivos desde el Sur de Madrid con especial incidencia en los principales nudos de enlace de la vía, como el que está ubicado en la localidad de Almodóvar.

Fuentes de la seguridad del Estado confirmaron a este periódico que el despliegue de los militares es inminente con el fin de garantizar la seguridad de una infraestructura estratégica y de sus usuarios en el contexto de las elecciones generales del próximo 9 de marzo. Se baraja que turnos formados por unos 400 militares de Cerro Muriano participarán en el dispositivo de seguridad, que estará coordinado con los trabajos de seguridad que realizan los distintos servicios de la Policía Nacional y la Guardia Civil. A finales de esta semana o principios de la próxima, soldados, suboficiales y oficiales estarán ya realizando las patrullas a lo largo del tendido de la línea de alta velocidad. Este despliegue se produce en el contexto del plan de prevención antiterrorista, que entró en fase tres la semana pasada -según anunció el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba-, el intervalo de alerta máximo de cara a la probabilidad de un atentado. Este plan incluye controles policiales en lugares de máxima afluencia y un estado de alerta constante.

La decisión del Gobierno remite, de forma inevitable, a la cadena de explosiones que se produjeron el 11 de marzo de 2004, a escasos días de las elecciones generales, por una célula de Al Qada, el mayor atentando terrorista cometido en España, con 192 muertos. El Gobierno promulgó este plan antiterrorista por primera vez, que incluyó la vigilancia por efectivos militares de infraestructuras básicas del Estado. Gracias a estos rastreos, se neutralizó un artefacto expositivo que había sido colocado en la vía del AVE a su paso por la provincia de Toledo. El dispositivo volvió a ponerse en marcha un año después de la matanza de Madrid. El Ejército también vigiló la propia construcción de las vías ante la amenaza de ETA.

En otras ocasiones, los efectivos acuartelados en Cerro Muriano se han hecho cargo de la vigilancia de 300 kilómetros de vías del AVE entre Córdoba, Ciudad Real y Toledo en turnos de 15 días. Militares de la Infantería de Marina acuartelados en San Fernando se ocuparon, por su parte, de la zona Oeste de Córdoba y de las vías del ferrocarril en la provincia de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios