infraestructuras Satisfacción por la nueva propuesta

El Gobierno rectifica e incluye la Costa del Sol en el corredor mediterráneo

  • Pastor cambia el planteamiento de su antecesor en Fomento y pide a la Unión Europea que dé prioridad a la conexión por tren del litoral malagueño · La propuesta incluye la doble fórmula de viajeros y mercancías

Comentarios 2

La Costa del Sol vuelve a mirar con optimismo la posibilidad de estar conectada de punta a punta por tren. Tras más de una década de frustraciones, el Gobierno central dio ayer un paso decisivo en lo que viene siendo una reclamación histórica, al incluir el litoral de la provincia de Málaga en la nueva propuesta de trazado del Corredor Ferroviario del Mediterráneo que el Ministerio de Fomento hará llegar a la Unión Europea. Ello supone de facto pedir a las instituciones comunitarias que den prioridad al tantas veces ansiado tren litoral en una doble vertiente, la de pasajeros y la de mercancías. La principal novedad introducida, en lo que a Andalucía se refiere, es que la titular del departamento, Ana Pastor, corrige de plano lo hecho cuatro meses atrás por su antecesor en el puesto, José Blanco, que eludió dibujar el paso de esta línea transeuropea por las costas de Granada, Málaga y Almería. Opta ahora por ampliar el recorrido de una infraestructura cuyo coste global (desde Barcelona hasta Algeciras) se calcula en unos 50.000 millones de euros, parte de los cuales los aportará la UE.

Con ello, la dirigente estatal da respuesta a lo que era una reclamación mayoritaria en la provincia en los últimos meses tanto de dirigentes municipales (casi todos ellos alcaldes del PP) como de los principales colectivos económicos, caso de la Cámara de Comercio y la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM). Y respalda uno de los grandes compromisos del presidente del PP andaluz, Javier Arenas, en su carrera a la Presidencia de la Junta de Andalucía. El rediseño posibilita, a diferencia de lo que ocurría con la anterior iniciativa, que el trazado, en su doble vertiente de viajeros y de mercancías, se prolongue como parte de la red básica desde Almería hasta Algeciras, pasando por la capital de la Costa del Sol y Marbella, entre otros puntos intermedios. Además, el Gobierno incluye el puerto de Málaga como punto de llegada de la red de mercancías, sumándose a Antequera como una de las principales plataformas logísticas del país, y el aeropuerto de la ciudad.

La posibilidad de que coincidan en el mismo trazado trenes de viajeros y mercancías despierta no pocos recelos entre expertos en la materia, que consideran "imposible" dar cabida a ambas circulaciones. Cabe recordar que el concepto inicial del tren litoral era el de conectar la costa mediante un Cercanías potente, con escasos movimientos de Alta Velocidad. Una modelo de difícil encaje en una línea a compartir con los mercancías.

La introducción de esta parte del territorio andaluz en el proyecto supondrá un incremento económico más que considerable en las estimaciones de inversión realizadas hasta el momento. De hecho, en estudios anteriores se indicaba que una posible prolongación Almería-Motril-Málaga-Algeciras, que ahora se tiene en cuenta, podría suponer unos 11.700 millones de euros más.

Estas es la una de las principales novedades introducidas en el nuevo modelo, que habrán de ser presentadas ante las instituciones europeas para su análisis. Pastor, preguntada sobre la financiación de las obras del corredor, que sin las aportaciones ahora realizadas elevaba su coste a casi 50.000 millones de euros para el periodo 2014-2020, eludió poner números, si bien recordó que los anteriores gestores del departamento ha dejado "un agujero de cerca de 40.000 millones de euros". Los cálculos manejados apuntan a que la denominada red básica ferroviaria deberá estar completada en el año 2030, si bien se ignora en este momento qué parámetros temporales son los que se aplicarán para la conexión del litoral malagueño.

Más allá del ramal contemplado para mercancías, lo que resulta trascendente para el territorio costero de la provincia es la posibilidad de que a medio plazo sea factible ir desde Málaga hasta Marbella, por ejemplo, en ferrocarril. Un elemento coincidente con el tantas veces prometido tren litoral y que, desde hace más de una década, sigue guardado en el cajón del olvido. Queda por precisar hasta qué punto la apuesta del Gobierno excluye la responsabilidad que desde hace años tenía asumida la Junta en una obra que, sólo entre Málaga y Estepona está valorada en unos 5.000 millones de euros.

Las reacciones no se hicieron esperar ayer en el seno del PP. El presidente de los populares en la provincia de Málaga, Elías Bendodo, se mostró muy satisfecho con la actuación del Gobierno, más aún después de recordar que su formación la que hizo "oposición" al anterior Ejecutivo tras excluir el paso por la Costa del Sol. "El PSOE dejaba fuera el del futuro, desde Algeciras hasta Almería, y dijimos que se haría justicia completando la primera idea", dijo Bendodo.

Preguntado por posibles plazos, el dirigente popular indicó que lo que hace ahora Fomento es trasladar la iniciativa a las instituciones europeas, que deberán valorarla y, en su caso, aceptarla. "Lo importante es que se pide dar prioridad al tren de la Costa del Sol", apostilló. En esta misma línea, la diputada nacional del PP Celia Villalobos subrayó el papel de Arenas. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, tampoco podía ocultar su satisfacción: "Como no podía ser de otra manera, el Gobierno del PP ha demostrado su sensibilidad con el mediterráneo andaluz. Esperamos ahora que la UE acepte ese planteamiento".

Frente al argumento de los populares, el secretario general del PSOE en Málaga y diputado nacional, Miguel Ángel Heredia, fue crítico. "Mucho nos tememos que se trata de una nueva maniobra del PP de cara a las elecciones andaluzas; una más tras esconder los presupuestos generales hasta después del 25-M", expuso, para el que el PP "no inspira ninguna confianza". Por su parte, el coordinador provincial de IU, José Antonio Castro, optó por mantener la prudencia tras tantos anuncios incumplidos en lo que al corredor ferroviario de la costa se trata. No obstante, admitió que el cambio responde más a las expectativas existentes en el litoral malagueño. Ayer Ana Pastor mantuvo una reunión con la consejera de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, Josefina Cruz Villalón, para analizar la situación de algunas infraestructuras de la región. El encuentro fue aprovechado por la titular andaluza para explicarle a la ministra que las conexiones entre los puertos y las áreas logísticas y el transporte por ferrocarril son las obras "prioritarias" para la región. Fuentes de la Administración regional indicaron que Cruz también recordó la existencia de un protocolo firmado con su antecesor para impulsar el tren litoral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios