Golpe a una red hispano-rumana que hacinaba a las prostitutas

  • La operación se salda con 13 detenciones, nueve en Málaga, por un delito de trata de seres humanos · La investigación se inició tras la denuncia de varias víctimas

Efectivos de la Policía Nacional han desarticulado una organización hispano-rumana de proxenetas, liderada por el conocido como clan de Los Cortés, que presuntamente captaban a sus víctimas en Brasil y Rumanía y las explotaban sexualmente en clubes de alterne de Córdoba y Málaga. Según señala la Policía, los presuntos máximos responsables del grupo son un matrimonio que realizaba continuos viajes a estos países para captar a mujeres en situación de necesidad, a las que trasladaban a España con falsas ofertas de un trabajo digno.

Una vez en nuestro país vivían hacinadas en una nave industrial en Córdoba donde hasta que les proporcionaban documentación falsificada y después eran obligadas a ejercer la prostitución en clubes de alterne de Málaga, Córdoba y Sevilla bajo amenazas de extrema violencia.La operación se ha saldado con 13 detenciones, nueve en la provincia de Málaga y cuatro en Córdoba, por delitos de trata de seres humanos, relativos a la prostitución, detención ilegal y otros relacionados, siendo igualmente imputadas por estos delitos otras tres personas.

Además, los investigadores de la Policía Nacional junto con la Agencia Tributaria han puesto al descubierto un complejo entramado de empresas sin actividad que los detenidos utilizaban para blanquear los beneficios obtenidos de forma ilícita, así como simulaba la falta de beneficios en dichas empresas para obtener fraudulentamente subvenciones del Estado.

La investigación se inició el pasado mes de diciembre tras la denuncia de varias personas que manifestaron ser víctimas de explotación laboral por una red dedicada a la explotación sexual de mujeres extranjeras principalmente de origen brasileño y rumano. Las primeras averiguaciones apuntaban a que la red disponía de varios clubes de alterne en las tres provincias, cuyo administrador único era un ciudadano español, donde se coaccionaban a las mujeres a ejercer la prostitución. Este individuo y su mujer lideraban la organización y realizaban continuos viajes a Brasil y Rumania para captar a sus víctimas , bajo falsas promesas de trabajo en el sector servicios.

A medida que avanzaba la investigación se logró identificar al resto de componentes de la red así como sus diferentes funciones dentro del grupo (responsables de finanzas, encargados de clubes, porteros, controladoras, mamis, entre otros). De forma paralela se constató que el grupo desarticulado había creado un complejo entramado de empresas carentes de actividad que utilizaban para blanquear los beneficios ilícitos y solicitar fraudulentamente ayudas estatales simulando su falta de beneficios.

La operación, en la que han participado agentes de la Brigada Central de Redes de Inmigración de la Ucrif Central, de la Ucrif de Málaga, de la Brigada Provincial de Extranjería de Córdoba y de la Agencia Tributaria, ha llevado al registro de dos clubes de alterne, tres domicilios de los responsables de la red y la nave en la que vivían las mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios