La Guardia Civil reforzará el control en el campo para evitar los robos

  • La Subdelegación del Gobierno pondrá en marcha un plan de choque que incluirá mayor vigilancia en los puntos donde se venden los productos robados

Comentarios 1

Los agricultores y ganaderos malagueños llevaban varios años pidiendo un refuerzo de la vigilancia en el campo para que las prolíficas bandas de ladrones dejaran de saquear sus cultivos y ayer la Subdelegación del Gobierno en Málaga se comprometió a hacerlo. La Guardia Civil pondrá en marcha un plan de choque para prevenir la delincuencia en el medio rural que, además de intensificar el control policial en las fincas, hará especial hincapié en los puntos utilizados para la venta de los productos robados.

Son algunas de las medidas acordadas ayer en la reunión que mantuvieron los representantes de la patronal agraria Asaja en Málaga con el subdelegado del Gobierno, Hilario López Luna, y el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, José Sánchez Jiménez, para tratar de buscar una solución al aumento que se ha producido de los robos en el campo durante el verano.

Habrá más presencia de los agentes de la Guardia Civil en el campo gracias a la incorporación a esta tarea del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y además se incidirá en la vigilancia en el proceso de transporte de los productos desde los puntos de producción hasta el lugar de establecimiento o de venta. Es una de las reivindicaciones que los agricultores entendían que debía atenderse con mayor urgencia puesto que "si se roban productos de las explotaciones agrarias es porque hay alguien que los compra". Como ejemplo, Asaja se refirió a los continuos robos que se han producido este verano en la cosecha de mango debido a los altos precios que adquiere en el mercado negro.

Pero además de las cosechas, los grupos de ladrones que actúan en el campo han ido más allá en los últimos meses y cada vez es más frecuente que asalten fincas cerradas y casas de campo y se apoderen de cables de cobre, tuberías, motores de riego, transformadores, equipos halógenos, maquinaria agrícola de toda índole e incluso gasóleo.

Las pérdidas ocasionadas a los agricultores y ganaderos son tantas que Asaja considera necesario que se lleve a cabo un endurecimiento del régimen punitivo establecido en el Código Penal respecto a los robos producidos en el campo, de tal forma que se establezca como delito de hurto las sustracciones de productos o bienes en explotaciones agrícolas o ganaderas cuando el valor de los mismos exceda de 100 euros y no de 400 como sucede en la actualidad.

100

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios