La Guardia Civil convoca a los vecinos a una búsqueda de pistas sobre Amy

  • El instituto armado ha organizado para mañana una gran batida para intentar localizar a la joven irlandesa desaparecida hace justo una semana · El rastreo se ampliará esta vez a la Sierra de Mijas

La Guardia Civil ha organizado para mañana una gran batida en Mijas para intentar localizar a la joven irlandesa Amy Fitzpatrick, desaparecida hace justo una semana, la noche del 1 de enero, cuando se dirigía a su casa desde el domicilio de una amiga. En las labores de rastreo, que se extenderán a la sierra de este municipio, está previsto que participen voluntarios y efectivos del servicio de emergencias 112, por lo que se trata de la búsqueda más masiva de las que se han practicado hasta ahora.

Los participantes han sido convocados a las 9.00 en el campo de fútbol de La Cala de Mijas, aunque fuentes de la investigación no supieron precisar la zona que abarcará la búsqueda. Lo que sí está claro es que se ampliará a la Sierra de Mijas.

Según un comunicado remitido ayer por la Asociación Independiente de la Guardia Civil (Asigc), en la investigación sobre la desaparición de Amy no se descarta ninguna hipótesis razonable, lo que ha llevado a comprobar los movimientos de varios agresores sexuales de nacionalidad británica que residen de forma permanente o eventualmente en la provincia. Este colectivo ha precisado que Málaga suele ser el punto de España más frecuentado por delincuentes con este perfil, según los datos de la Interpol.

Ahora mismo, los agentes del instituto armado también investigan las numerosas llamadas de teléfono recibidas en los últimos días por si aportan algún dato sobre el paradero de la joven.

Hoy se cumple una semana de la desaparición de la chica, de 15 años y nacionalidad irlandesa. Fue vista por última vez sobre las 22.00 del día de Año Nuevo cuando abandonó la casa de una amiga, en la urbanización Calypso. Explicó que se dirigía a su domicilio, que está en Las Lomas de la Riviera, aproximadamente a un kilómetro de distancia. El camino que tenía por delante, que hacía asiduamente, es solitario y oscuro.

Audry Fitzpatrick, la madre de Amy, convocó a los medios de comunicación el pasado sábado para pedir la colaboración ciudadana. Compareció acompañada por su pareja sentimental, Dave Mahon, y expresó su temor a que su hija pueda estar retenida contra su voluntad. Aseguró que la adolescente no tenía problemas en casa y que creía que no se había marchado por voluntad propia.

Amy es una joven muy delgada y de piel pálida que lleva el pelo oscuro. El día de su desaparición vestía un abrigo negro, una camiseta negra de la marca Diesel, un jersey oscuro y bolso rojo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios