Hallan en una playa de Manilva el cadáver seccionado de una mujer

  • Tenía una cuerda liada al cuello y las manos atadas · No se encontró uno de los brazos · Se investiga su identidad

Las fuertes lluvias registradas durante la noche del viernes al sábado en la parte más occidental de la Costa del Sol arrastraron hasta la playas de la barriada manilveña de Sabinillas el cadáver de una mujer. Inicialmente se especuló que podría haber fallecido como consecuencia de las fuertes lluvias que en la madrugada de ayer azotaron la zona, pero los indicios de violencia que presentaba el cuerpo hacen pensar que fue asesinada y lanzada al mar. La víctima tenía una cuerda liada al cuello y las manos atadas.

El hallazgo se produjo en la mañana de ayer y al lugar del mismo se trasladaron la jueza de guardia del juzgado de Instrucción número 4 de Estepona y efectivos de la Guardia Civil, que se han hecho cargo del caso.

Los agentes realizaron una primera inspección al cuerpo y rápidamente se determinó que la mujer había fallecido de muerte violenta, no tanto por los numerosos cortes que presentaba -que no se descarta que pudiesen ser provocados por la hélice de una embarcación- como por el hecho de que estuviese maniatada y con una cuerda rodeándole el cuello.

Esta circunstancia provocó que se descartase inmediatamente la primera hipótesis sobre el fallecimiento y que apuntaba a que podría haber muerto como consecuencia de las fuertes precipitaciones que cayeron en la localidad durante la madrugada de ayer.

Las fuentes consultadas por este periódico señalaron que el cuerpo estaba seccionado por distintos puntos y que le faltaba uno de los brazos, que no se descarta que pueda hallarse en los próximos días por la acción de la marea.

Éste se encontraba en avanzado estado de descomposición, por lo que estaba completamente irreconocible, y tenía mordeduras de los peces. El estado del cadáver hace pensar que llevaba varios días en el agua, aunque será la autopsia la que trate de fijar el momento de la muerte.

Los agentes de la Guardia Civil no hallaron ningún documento que pudiese facilitar la identificación de la fallecida, por lo que los esfuerzos de éstos se centran en esta cuestión. Los primeros pasos en este sentido van encaminados a comprobar las denuncias de desaparecidas que se hayan presentado en la zona en los últimos días, una circunstancia que se podría extender a los municipios del Campo de Gibraltar, ya que también se baraja que la muerte se hubiese producido en esta zona y que las fuertes corrientes del Estrecho de Gibraltar hubiesen trasladado el cadáver hasta las costas de Manilva.

El levantamiento del cadáver se produjo sobre las 13.30 y el cadáver fue trasladado al Hospital Costa del Sol de Marbella para que fuese sometido a un completo examen radiológico. Las fuentes consultadas señalaron que las radiografías podrían mostrar si la fallecida había recibido un disparo o un golpe que acabase con su vida, aunque en un principio se especula que pudo ser estrangulada con la cuerda que tenía liada al cuello.

Posteriormente, el cuerpo fue conducido a la sede del Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga , situada en Parcemasa, donde está previsto que a lo largo del día de hoy los forenses del servicio de Patología le practiquen la pertinente autopsia. Este análisis podrá confirmar o desmentir las primeras impresiones sobre la causa del fallecimiento y ayudar en la identificación a través de la necrorreseña de las huellas dactilares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios