"Happy birthday Mr. president"

  • Los comensales cantaron el cumpleaños feliz al presidente de EEUU

En las calles de Marbella la visita de la primera dama seguía siendo ayer la comidilla. En el restaurante Buenaventura, donde cenó desde aproximadamente las 20:00 hasta casi las 0:00, su propietario, Ramón del Pozo, contó la anécdota de que la esposa del presidente de EEUU recibió una llamada de éste. Siendo como era su cumpleaños, todo el restaurante se puso a cantar el consabido "cumpleaños feliz". Allí disfrutó en el postre de un buen vino dulce de Málaga, pero antes, pidieron a la carta mariscos y pescados, acompañados por un tinto Ribera del Duero. "Tuvo mucho éxito la tartita caliente de chocolate y la torrija de almendras", explicó del Pozo con respecto al postre. Fueron 18 comensales, que se ubicaron en el mejor lugar del restaurante: su patio. El restaurante no se cerró para las Obama, lo que provocó que cientos de personas se arremolinaron a sus puertas.

"Normalidad absoluta". Es lo que destaca el propietario del hotel Villa Padierna, Ricardo Arranz, sobre el primer día de estancia de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, su hija Sasha, y los amigos que la acompañan en su visita privada a Marbella y la Costa del Sol. De hecho, esta normalidad se ha reflejado, según sus propias palabras, en el resto de clientes del hotel, que "no han sentido ninguna tensión" a pesar de las fuertes medidas de seguridad que rodean desde principios de semana al resort más lujoso de la zona. Y es que, según Arranz, no se ha hecho sino darle lo que pedía: "No quería que se le tratara con exclusividad", y así está siendo. Así, Michelle Obama se mostró "encantada": del hotel, de la ciudad, de todo, según Arranz.

Entre sus intereses dentro del resort está en probar el deporte de moda en España y que nació en Marbella: el pádel. "Es una gran jugadora de tenis y se ha interesado por este deporte". Y es que, el golf es más practicado por su marido, a pesar de que en el resort tiene tres campos de golf a su disposición. En cuanto al club de Playa Puro Beach, el del hotel, su propietario explicó que fue la seguridad de la primera dama quien solicitó que se cerrara el establecimiento para mantener alejados a fotógrafos o miradas indiscretas.

El beneficio es para el hotel, "que se ha posicionado", para Marbella "como destino". "El Hotel Villa Padierna no se hubiera hecho si no hubiese estado al lado de Marbella, ni ésta sería lo que es si no hubiese sido por los empresarios que apostaron por ella".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios