Heredia-Josele, primer asalto

  • La dirección provincial del PSOE y los críticos de Socialistas Hoy se miden por primera vez en el congreso provincial de Mijas, en el que estos precisan un 20% de votos para tener voz propia en el cónclave federal

Comentarios 1

Aparentemente el congreso provincial que el PSOE de Málaga celebra hoy en Mijas sólo tiene por objetivo designar a la treintena de delegados que en el cónclave federal de febrero en Sevilla deberán decantarse por la opción de Rubalcaba o Chacón. Pero en realidad supone la primera escaramuza con testigos que el sector crítico mantiene contra el aparato que controla el partido, al que intentará derrotar el próximo verano, a la vuelta de las elecciones autonómicas de marzo.

El secretario provincial del PSOE, Miguel Ángel Heredia, ofreció la posibilidad de una lista de integración al principal representante de Socialistas Hoy, el abogado José Aurelio Aguilar Román, conocido más en la familia socialista por Josele Román. Pero éste rechazó la propuesta y ha decidido apostar por que la militancia visualice desde ya que en Málaga se configura una alternativa al actual aparato.

Así que las huestes de Josele necesitan en esta primera salida a campo abierto alcanzar al menos un 20% de los votos de los 253 delegados que participan en la cita. A partir de ese resultado pueden vender a su tropa la segura derrota como un gran triunfo que le abre todas las posibilidades en el futuro. Con esa representación, el grupo disfrutará de voz propia en el Congreso Federal y ayudaría a romper la estrategia diseñada por el secretario regional del PSOE, José Antonio Griñán, que pretendía que la delegación andaluza, la más numerosa, se pronunciara con una única palabra, la suya, algo imposible ya tras lo acaecido en otras ciudades andaluzas.

¿Pero significa que los delegados de la lista que propone Román respaldan a Rubalcaba y los que encabezan Heredia, la exministra Magdalena Álvarez y el consejero de Turismo, Luciano Alonso, apuestan por Chacón? En absoluto. Por ejemplo, en el listado oficialista figuran el alcalde de Benalmádena, Javier Carnero, o la parlamentaria Marisa Bustinduy, que han respaldado a la exministra de Defensa. Pero también María Gámez, la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga o el diputado provincial José Luis Ruiz Espejo, que avalan al exministro del Interior.

Heredia ha configurado una candidatura para que aparentemente no se visualice por cuál de los dos contendientes se ha decidido. El secretario provincial no habría hecho más que cumplir el encargo de neutralidad oficial proclamada por Griñán, que a menos de dos meses de las elecciones andaluzas debe convertirse en el segundo gran triunfador del XXXVIII Congreso, tras el nuevo secretario federal, y la única forma es que apueste por el caballo que finalmente resulte ganador. Y ese plan sólo lo podrá ejecutar cuando disponga en sus manos de todos los datos de los participantes en esa reunión en la capital hispalense.

Los críticos, sin embargo, aseguran que el tándem Heredia-Francisco Conejo, el secretario de Organización del PSOE malagueño, ha maniobrado durante este periodo precongresual en favor de Carme Chacón, tal como le habría encargado el propio Griñán por un sencilla razón: entre los partidarios de Alfredo Pérez Rubalcaba figuran dos enemigos íntimos del presidente socialista, su predecesor Manuel Chaves y el otrora todopoderoso consejero de Presidencia de la Junta, Gaspar Zarrías. Las figuras con las que Griñán intenta romper políticamente desde que Chaves le designara como su sucesor.

El tercer hombre en discordia en el PSOE de Málaga, el consejero de Turismo, Luciano Alonso, juega un papel pragmático. Aunque lleva tiempo distanciado de Heredia, no ha tenido inconveniente en pactar ahora con él y sumar sus fuerzas. No quiere abrir batalla interna alguna hasta que pasen las elecciones autonómicas. Aunque por sintonía histórica debiera encontrarse más próximo a Josele que al propio Heredia. El hecho de que Salvador Pendón, Juan Fraile y José María Ruiz Povedano, expresidentes de la Diputación y con gran peso orgánico en el partido en épocas pasadas y recientes, se sumaran con entusiasmo al movimiento liderado por Román, fue la excusa para argumentar que Socialistas Hoy no suponía una renovación sino un ajuste de cuentas de un puñado de dirigentes que no supieron perder su poder.

El líder de los críticos ha maniobrado para escapar de ese cartel. Hasta el punto de que ninguno de los tres exmandatarios citados figuran en la lista de delegados que ha configurado para esta cita. Un grupo que no esconde sus preferencias por Rubalcaba. La pugna entre las familias socialistas malagueñas se salda con algún daño colateral. El consejero de Cultura, Paulino Plata, no figura en ninguno de los dos listados que se someten a votación. La evidencia de que el respaldo orgánico de que disfruta es muy limitado.

Mijas elige hoy a los 32 delegados de Málaga que representarán al partido en el Congreso Federal del PSOE. Ni siquiera tras computarse los resultados se podrá anunciar que el triunfador es Rubalcaba o Griñán. Pero el cónclave ofrecerá una primera lectura de la batalla que se avecina en el socialismo malagueño.

253

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios