Heridos un cliente y dos empleados por disparos en el robo a un banco

  • La Policía detiene al supuesto atracador, que cumplía condena y disfrutaba de un permiso con motivo de la Semana Santa

Tres heridos por arma de fuego, todos ellos de carácter leve, y la detención del presunto atracador, un hombre que se encontraba disfrutando de un permiso penitenciario. Ese fue el balance con el que ayer se saldó el atraco a una entidad bancaria situada en la avenida Isaac Peral de Málaga capital, según confirmaron anoche fuentes policiales.

Los hechos ocurrieron en torno a las 12:45 en una sucursal. La investigación apunta a que el hombre, que ya ha sido detenido, accedió supuestamente a la oficina ocultando su rostro con un casco de motocicleta con la supuesta intención de pasar desapercibido. En el transcurso del robo resultaron heridas tres personas: un cliente y dos empleados que en ese momento se encontraban en el interior, como consecuencia de un disparo que el asaltante llegó presuntamente a efectuar, según indicaron las mismas fuentes. El estado de los afectados no reviste en ningún caso gravedad.

Hasta la sucursal en que se había producido el robo acudieron varios agentes. La Policía Nacional abrió una investigación para esclarecer lo sucedido. Las pesquisas permitieron conocer que el supuesto responsable había huido del lugar en un ciclomotor, el cual, poco después, fue intervenido por los efectivos.

La actuación policial dio sus frutos en torno a las 21:00 de anoche con el arresto del individuo, que es de mediana edad y de nacionalidad española. La Policía ya le conocía. Tiene antecedentes por haber cometido anteriormente delitos contra el patrimonio. De hecho, en el momento en el que, supuestamente, perpetró el robo estaba disfrutando de un permiso penitenciario con motivo de la celebración de la Semana Santa ya que ese encontraba cumpliendo condena. Ahora suma a su historial delictivo dos nuevos hechos. Los investigadores le atribuyen uno de homicidio en grado de tentativa y otro de robo con violencia, precisaron fuentes policiales.

Uno de los últimos asaltos ocurridos en una sucursal bancaria se remonta al pasado mes de octubre, cuando a primera hora de la mañana el presunto atracador irrumpió con un hacha para amenazar a los trabajadores. También llevaba la cabeza cubierta con un casco y exigió el dinero al personal de la oficina. En esa ocasión no hubo ninguna víctima que lamentar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios