Homenaje centenario

La mujer más longeva de Alhaurín de la Torre, María Ortega Cantero, cumplió ayer cien años. Por esta razón, el Ayuntamiento, a través del Centro Municipal de Información a la Mujer (CMIM), adscrito a la Concejalía de Bienestar Social e Igualdad, quiso dedicarle una fiesta sorpresa a modo de homenaje, en el que participaron el alcalde, Joaquín Villanova; el concejal del área, Pablo Montesinos, y otros ediles del equipo de gobierno. Acompañada por su cuidadora y por su inseparable hermano Rafael y muy emocionada por la inesperada visita, María agradeció el gesto y, tras soplar las velas de la tarta de chocolate y nata con la que fue obsequiada, hizo "votos" por seguir gozando de la misma vitalidad, si es posible, "unos pocos años más".

Y es que esta alhaurina de pura cepa, que vive en una de las vías más señeras del casco histórico (la calle Álamos), goza de una envidiable salud, tiene una prodigiosa memoria y la sonrisa dibujada siempre en su cara. "No tengo ningún secreto especial para haber llegado a cien años... Creo que la clave es estar siempre alegre y contenta, como a mí me gusta estar", dijo a los presentes. Sus ganas de vivir y su espíritu luchador son dignos de admiración, tal como dicen todos los que la conocen, aunque lo que más se contagia de ella es "su alegría y desparpajo".

No tiene reparos en decir entre risas lo "raro" que le resulta que toque a su puerta "el mismísimo alcalde" y no considera "tener tanto mérito para esto", algo que los autores del homenaje han negado categóricamente: "Es un honor para nosotros contar con una mujer centenaria y que irradie esa alegría de vivir, de la que muchos deberíamos aprender; por supuesto que tiene mérito", comentó el alcalde. Además, con una frescura y una espontaneidad enorme, interrumpió al regidor para espetarle: "Joaquín, hijo, qué bonito tienes el pueblo, no te vayas a ir nunca...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios